EFEAlicante

Un joven de 27 años vecino de Novelda (Alicante) ha sido condenado a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de una joven que se encontraba dormida y en estado de embriaguez, después de haber pasado una noche "de fiesta".

La sentencia, dictada por un tribunal de la Sección Décima de la Audiencia, establece que el procesado, de nacionalidad colombiana, aprovechó que la joven, de 25 años, se encontraba dormida en el sofá del domicilio en el que residía, en la ciudad de Alicante, para situarse sobre ella y meter su mano por debajo del pantalón hasta introducirle un dedo en la vagina.

La joven, que no había expresado su consentimiento, se despertó sobresaltada y, después de separarse del acusado, llamó a la Policía para denunciar la agresión sexual.

Los hechos enjuiciados se produjeron en la mañana del 10 de agosto de 2018 y el procesado admitió en el juicio que había estado en la vivienda de la víctima acompañado de otras cuatro personas, después de haber pasado una noche tomando copas.

Sin embargo, negó los abusos sexuales tras asegurar que la joven se encontraba despierta y sentada en el sofá, aunque el tribunal rechaza su relato exculpatorio en base a las manifestaciones de la víctima y de una de sus amigas, que se encontraba en la misma vivienda el día de los hechos.

Ambas relataron que conocieron al acusado en la noche previa al día de los abusos por ser amigo de otros conocidos que también habían compartido la noche de fiesta.

Además, la sentencia incide en que los otros testigos, también presentes en el domicilio, corroboraron "en esencia las manifestaciones de la víctima" y añade que los policías que respondieron a la llamada de la joven también relataron que antes de que se les abriese la puerta de la vivienda, escucharon que uno de los amigos del acusado le reprendía por su conducta.

"Todo ello determina otorgar credibilidad suficiente" a la declaración de la víctima "para enervar el derecho de presunción de inocencia" del acusado, según la sentencia.

En cualquier caso, el tribunal considera que "en la ejecución del delito" concurrió la atenuante de embriaguez, ya que el acusado había estado consumiendo alcohol y drogas durante la noche anterior.

Es más, apunta que "todos los asistentes a la fiesta ingirieron abundante alcohol e incluso sustancias estupefacientes, cocaína y marihuana, como ha reconocido el acusado y también otros testigos".

Por la atenuante, le impone cuatro años de prisión, en lugar de los seis años solicitados por la fiscalía y por la acusación particular, y también dictamina una indemnización de 2.000 euros a la víctima en concepto de responsabilidad civil.