EFEAlicante

La Audiencia de Alicante ha condenado a nueve meses de prisión y una indemnización de 6.000 euros a un turista italiano que, en agosto de 2017, entró en la habitación donde dormía la pareja de un amigo, en el piso que éste tenía alquilado en Alicante, y trató de mantener relaciones sexuales con ella sin despertarla.

La Audiencia tiene en cuenta, para rebajar la pena por un delito de abusos sexuales, que el reo confesó la acción, y también que trató de reparar el daño, al consignar, para hacer pago de una indemnización a la víctima, “la suma de 10.000 euros, superior a la interesada por las partes acusadoras”.

La pena incluye el pago de las costas y la prohibición de acercarse a la víctima, durante el plazo de un año y nueve meses, a una distancia no inferior a 500 metros, así como comunicar con ella por cualquier medio.

Los hechos probados de la sentencia cuentan cómo en la madrugada del 12 de agosto de 2017, cuando la joven estaba dormida sola en la habitación de un amigo del condenado con el que había pasado la noche tras haberle conocido unos días antes, el acusado, “aprovechando que ella se encontraba durmiendo, entró en la habitación y, con propósito libidinoso, comenzó a tocarla por la zona de las caderas, muslos y zona vaginal, llegando a colocarse encima de ella para mantener relaciones sexuales”. La sentencia no considera probado que llegara a penetrarla.

Lo siguiente que ocurrió es que la chica se derpertó y, al comprobar que el hombre que la estaba tocando no era su pareja, sino el amigo de éste, “le dio un empujón” y se levantó, asustada.

“Tras coger algunas de sus ropas se refugió en el baño llorando”, después de lo cual entraron en acción su pareja y un tercer amigo, que consolaron a la chica, que inmediatamente se vistió y se fue. EFE

ftv/jc