EFEAlicante

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Benidorm a cuatro personas por simular delitos, para estafar a compañías aseguradoras mediante denuncias falsas de hurtos o robos de sus teléfonos móviles y obtener así indemnizaciones.

Según ha informado el cuerpo policial en un comunicado, los investigadores recopilaron diversas informaciones sobre hurtos de teléfonos móviles en Benidorm, en los que los autores estarían en connivencia con establecimientos de esta localidad y de Finestrat y Alfaz del Pi, dedicados al parecer a desbloquear teléfonos móviles, restaurar las cuentas asociadas a dichos terminales o cambiar los números de IMEI.

Con esta información pretendían detectar las posibles denuncias falsas, en las que los denunciantes afirmaban haber sido víctimas de hurtos o robos de sus teléfonos móviles para dar parte al seguro contratado posteriormente y ser así indemnizados, bien económicamente o mediante la restitución de un nuevo terminal móvil.

Los agentes buscaban asimismo la incautación de los teléfonos móviles provenientes de hurtos o robos, que eran llevados por los autores de las falsas denuncias a estos establecimientos para ser desbloqueados, restauradas las cuentas asociadas o cambiar los números de IMEI, o eran reparados por personas que los habían adquirido de segunda mano por un precio inferior al de mercado.

En el operativo policial, los agentes realizaron 17 inspecciones en establecimientos de Benidorm, Finestrat y Alfaz del Pi y se comprobaron cerca de un millar de terminales telefónicos.

En cinco de estos establecimientos, los agentes intervinieron 13 teléfonos móviles y detuvieron a cuatro personas como presuntas autoras de delitos contra el patrimonio, simulación de delito y estafa a entidades aseguradoras.

Los agentes han entregado por el momento dos teléfonos móviles a sus propietarios, y continúan las gestiones oportunas para devolver todos los terminales intervenidos, así como otros que pudieran surgir durante la investigación.

Los detenidos, tres mujeres y dos hombres de nacionalidades española, ecuatoriana, marroquí y rumana, han sido puestos a disposición judicial, han indicado las mismas fuentes.