EFEAlicante

Agentes de la Policía Nacional han detenido en el municipio de Altea a cuatro personas por un presunto delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico, tras el desmantelamiento de dos plantaciones de marihuana en los bajos de varios chalés ubicados en la localidad.

Según ha informado el cuerpo policial en un comunicado, en la operación, desarrollada por agentes del Grupo I de la Brigada de Policía Judicial de Benidorm, se intervinieron más de 700 plantas de marihuana, alrededor de 4,5 kilos de cogollos, cuatro balanzas de previsión, 1.200 euros y libretas con diferentes anotaciones.

La operación se inició tras las quejas de varios vecinos que alertaron a la policía sobre las presuntas actividades ilícitas que sospechaban estaban realizando varias personas en dos chalés de la zona, por lo que establecieron dispositivos de vigilancia.

Las viviendas, dos construcciones de dos plantas con un gran sótano, tenían varios aparatos de aire acondicionado con tubos orientados hacia el sótano, que funcionaban durante todo el día, y se escuchaba también el sonido de un extractor.

Los agentes confirmaron la existencia de dos grandes plantaciones de marihuana en el interior de los chalés, en el sótano, y se detuvieron a cuatro personas que, al parecer, formaban parte de la una organización encargada del cultivo y distribución de marihuana.

Tras la detención, durante los registros, se intervinieron más de 700 plantas de marihuana, alrededor de cuatro kilos y medio de cogollos de marihuana, cuatro balanzas de precisión, 1.200 euros y libretas con diferentes anotaciones, y se comprobó que ambas viviendas estaban conectadas a la red de fluido eléctrico de manera fraudulenta.

Los detenidos, de nacionalidad lituana, acusados de un delito contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Benidorm, han indicado las mismas fuentes.