EFEValència

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico de drogas y el blanqueo de capitales en la provincia de Valencia, y ha detenido a 22 personas, de entre 34 y 55 años, y de nacionalidad albanesa, rumana y española.

En la operación, denominada "ILIRICO/VILLAJUANA", se han realizado 17 registros simultáneos en diferentes municipios de Valencia y Murcia, en los que se han intervenido 2.600 plantas de marihuana, seis plantaciones en funcionamiento, 150.000 euros en efectivo y joyas valoradas en 30.000 euros.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, tras las primeras investigaciones, se constató que estas personas estaban relacionadas con el tráfico internacional de drogas, y que podría tratarse de una organización criminal, cuyos integrantes eran de origen albanés, dedicada a la producción y posterior comercialización en el extranjero de drogas.

Loa agentes intercambiaron información con la Oficina del Experto de Seguridad de la Dirección Central de Servicios Antidroga de Italia y con la DEA de Estados Unidos, lo que llevó a constatar antecedentes policiales por hechos similares de algunos de los posteriormente detenidos que habían tenido residencia previa en estos países.

Fruto de las investigaciones se comprobó que el grupo criminal estaba perfectamente organizado y jerarquizado, y se concretaron algunas ubicaciones que podrían albergar plantaciones de marihuana y maquinaria precisa para su envasado, ocultación y transporte.

También se descubrió la interrelación entre las personas que estaban al cuidado de las plantas; las que se encargaban del transporte a los lugares de almacenaje; las que viajaban a España de manera regular y organizaban el traslado de las producciones, y las que daban apoyo mediante empresas ubicadas en España, que daban una cobertura a la actividad ilícita.

Una vez controladas estas viviendas y recogidos suficientes indicios, los agentes procedieron a la "explotación de la operación", en la que se realizaron de manera simultánea 17 registros domiciliarios en diferentes puntos de la provincia de Valencia (València, Torrent, Ontinyent, Ribarroja y Xàtiva, entre otros) y de la Región de Murcia.