EFEValència

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal dedicada al robo de cobre en la localidad valenciana de Alcàsser y ha investigado a cuatro personas acusadas de robo con fuerza en las cosas y de causar daños por más de 27.000 euros en esos robos.

Según informa este martes la Guardia Civil, la operación 'Collopy' se inició en julio, tras unos robos cometidos en un polígono industrial del término municipal de Alcàsser.

El primer robo se produjo el 5 de mayo, cuando los supuestos autores forzaron la entrada de la parcela e introdujeron un vehículo en una zona de poca iluminación, tras lo que accedieron a los transformadores y cortaron el cableado eléctrico de los generadores, y abrieron las arquetas que protegían las acometidas eléctricas y las dejaron preparadas para su extracción.

No obstante, en esos momento pasó un vehículo de la Policía Local de Alcàsser y procedieron a huir, tras haber causado unos daños valorados en más de 15.000 euros.

La noche del 4 de julio se produjo un nuevo robo con fuerza en la misma parcela y utilizando el mismo modus operandi, de forma que tras introducir un vehículo en el interior consiguieron extraer varios metros de cobre y desarmaron los transformadores para poder acceder a más cableado eléctrico.

Sin embargo, fueron sorprendidos de nuevo por otro equipo de la Policía Local y procedieron a la huida, si bien abandonaron el coche que habían utilizado y fue intervenido. Los daños causados en esta ocasión ascendieron a más 12.463 euros.

Finalmente, dos días más tarde de este segundo robo cuatro personas resultaron investigadas -dos mujeres de 19 y 33 años y dos hombres de 24 y 33, todos de nacionalidad rumana- por delito de robo con fuerza en las cosas.

Días más tarde, un hombre de 67 años y de nacionalidad española se personó en el depósito municipal de Alcàsser con un documento de compra y venta falsificado a favor del vehículo intervenido en el robo, y tras descubrirse la falsedad del documento quedó investigado por un delito de estafa.

El hombre explicó entonces que el vehículo era propiedad de uno de los implicados en el robo y que le había pagado un dinero para que recuperara el coche.

Las diligencias han sido entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Picasent, según las mismas fuentes.