EFEAlicante

La Policía Local de Elche ha descubierto una explotación ganadera donde se realizaban sacrificios clandestinos de animales con motivo de la festividad del cordero y los clientes transportaban la carne en sus vehículos particulares sin las mínimas condiciones higiénicas.

La Policía ha denunciado al titular de la granja, ubicada en la partida de Saladas, y a varias personas que presuntamente participaban tanto en las matanzas como en las ventas de la carne, ha informado en un comunicado.

Tras una investigación, los agentes localizaron la explotación y comprobaron que se estaban sacrificando animales sin las correspondientes medidas higiénicas y sanitarias, puesto que esta actividad solo se puede realizar en mataderos autorizados y con supervisión veterinaria para certificar que la carne es apta para el consumo humano y que las instalaciones reúnen las debidas condiciones sanitarias.

En el momento de la inspección, los agentes interrumpieron uno de los sacrificios, que se estaba llevando a cabo dentro de un remolque metálico que fue precintado de inmediato.

El titular de la explotación no solo vendía los corderos sino que ofrecía como servicio adicional el uso de las instalaciones y las herramientas propias para la matanza y el despiece de los animales. Asimismo, los clientes de este matadero clandestino transportaban la carne en sus vehículos particulares sin las mínimas condiciones higiénicas.

El responsable de la instalaciones ha sido denunciado por diversas infracciones graves y muy graves en sanidad animal, que conllevan sanciones de entre 3.001 y 60.000 euros, en el caso de las graves, y entre 60.001 y 1.200.000 euros en las muy graves.

Los agentes también levantaron un acta de infracción a los presuntos compradores por transporte irregular sin reunir las medidas sanitarias exigibles en el caso de los despieces, así como por el transporte de animales vivos en vehículos particulares.

Este tipo de infracciones pueden conllevar medidas como la clausura del establecimiento y el cargo de gastos derivados del transporte y depósito en un lugar habilitado para animales muertos, según las fuentes.