EFEAlicante

La Policía Nacional ha desmantelado en una vivienda de Alicante, junto a la cual hay un centro de educación infantil y primaria, un cultivo de marihuana de 250 plantas de hasta tres metros de altura y ha detenido a sus cinco responsables.

Según fuentes policiales, La investigación se inició cuando los agentes tuvieron conocimiento de la posible existencia de una plantación de marihuana en el interior de un inmueble ubicado en la ciudad de Alicante.

Practicadas las primeras gestiones los investigadores comprobaron la veracidad de la información, dado que por su gran tamaño y avanzado estado de crecimiento y floración, las plantas rebasaban en algunos puntos del inmueble la valla perimetral.

La plantación ilegal suponía un alto peligro para los vecinos de las viviendas adyacentes, por el peligro que entraña el almacenamiento de fertilizantes y abonos utilizados para cultivarlas y las precarias instalaciones eléctricas que presumiblemente se utilizaban para tales hechos.

También porque colindante con la vivienda investigada se encuentra un centro de educación infantil y primaria al que acuden a diario numerosos menores.

Los agentes averiguaron quienes eran los presuntos responsables de la plantación y establecieron un dispositivo orientado a la localización de todos ellos, que culminó el pasado día 10 de octubre.

Los presuntos responsables de la plantación, tres varones y dos mujeres, todo ellos españoles de entre 27 y 54 años, fueron detenidos por un presunto delito de tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal.

Tras la detención de los cinco presuntos autores, los agentes de la UDYCO de la Brigada Provincial de Policía Judicial en colaboración con los agentes del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) de la Comisaría de Distrito Norte de Alicante, llevaron a cabo el registro de la vivienda investigada En el interior del jardín de la vivienda descubrieron una plantación de 250 plantas de marihuana de gran tamaño y en avanzado estado de crecimiento y floración de 3 metros de altura.

Asimismo, en el interior de la vivienda localizaron dos habitaciones empleadas como zona de secado, tratamiento y almacenaje en la que descubrieron multitud de cogollos de marihuana en proceso de secado con un peso de 7 kilogramos.

Además de la droga incautada, los investigadores intervinieron del interior de la vivienda un revólver detonador, una pistola detonadora, tres armas largas detonadoras, multitud de machetes y navajas automáticas, dos básculas de precisión, un vehículo y cerca de 1.000 euros en efectivo.