EFEAlicante

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Alicante a una persona de 36 años que era buscado por la Justicia de Francia, que había dictado una Orden Europea de Detención y Entrega por un presunto delito de proxenetismo agravado, pertenencia a organización criminal, tráfico de seres humanos, conspiración y blanqueo de capitales.

Los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Brigada de Policía Judicial de Elche recibieron de la Sección de Fugitivos de la UDYCO Central de la Brigada Central de Policía Judicial la solicitud de colaboración para dar con el paradero de tal persona, ya que se tenía sospechas de que podría estar trabajando en Alicante. Tras varios días de vigilancias, los policías descubrieron que el fugitivo se encontraba trabajando en un concesionario de vehículos en la ciudad de Alicante.

Una vez descubierto su lugar de trabajo los agentes realizaron un dispositivo discreto hasta que se dieron las condiciones seguras para ser interceptado y detenido, han informado fuentes de la Comisaría Provincial.

El detenido, de nacionalidad paraguaya, formaba parte presuntamente de una red de proxenetismo muy estructurada establecida entre Francia, España y Paraguay. Las chichas víctimas de la red eran obligadas a prostituirse en la región de París y entregaban sus ingresos a los proxenetas de Paraguay y España.

El detenido se estableció en Alicante y desde aquí gestionaba las actividades de proxenetismo en Francia y España. Además realizaba las transferencias de dinero entre  estos dos países y Paraguay, así como los transportes de las víctimas prostituidas. Por estos delitos se enfrenta a una pena máxima de 20 años de prisión.

El detenido fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número tres de la Audiencia nacional que será el encargado de decidir sobre la Orden Europea de Detención y Entrega.