EFEValència

Agentes de la Guardia Civil de Valencia han detenido a un hombre como presunto autor de un delito de homicidio ocurrido en enero de 2019 en un inmueble abandonado de la localidad de El Puig de Santa María (Valencia).

Según ha informado la Guardia Civil, las primeras investigaciones realizadas por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Puçol permitieron averiguar que el hombre había fallecido de forma violenta mes y medio antes de hallarse su cadáver, entre la noche del 13 de enero y la madrugada del día 14.

El cadáver, que correspondía a un hombre extranjero y de unos 52 años de edad, fue descubierto el 7 de marzo, en el interior de un inmueble abandonado situado en la playa de El Puig de Santa María.

En los meses posteriores las indagaciones de los agentes llevaron a los indicios de que el autor o autores del crimen pertenecieran al entorno más próximo al fallecido, y que su muerte se produjera tras una posible discusión.

El pasado mes de agosto se acordó el traspaso de las investigaciones al Grupo de Homicidios y Personas Desaparecidas de la Comandancia de Valencia, que en el mes de septiembre recibió un informe del Departamento de Biología del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, que reveló el perfil genético de un varón desconocido, logrado a partir del análisis de unos restos que aparecieron junto al cuerpo sin vida de la víctima.

Los investigadores centraron entonces su trabajo en tomar muestras de ADN a todo el entorno del fallecido para remitirlas al Departamento de Biología del Servicio de Criminalística e identificar al posible al autor de los hechos.

Las pruebas testifícales del entorno del fallecido y las conclusiones de los análisis biológicos permitieron constatar que el sospechoso, un hombre de 40 años de edad y de nacionalidad polaca, estuvo en casa del fallecido poco tiempo antes de cometerse el crimen, circunstancia que él negó en todo momento asegurando no haber estado en el domicilio desde el verano anterior.

El informe de la autopsia concluyó asimismo que la víctima presentaba múltiples lesiones causadas por algún objeto contundente, que llevó a los investigadores a señalar al autor del supuesto homicidio.

A esta información se sumó la declaración de una amiga del sospechoso, que reconoció ante los agentes y en sede judicial que el investigado le confesó la autoría del crimen hasta en dos ocasiones antes de practicarse su detención.

Por todo ello, el pasado 25 de mayo se detuvo a está persona por un presunto delito de homicidio, dentro de la operación "DABU", que ha pasado a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Massamagrell.