EFERequena (Valencia)

Agentes de la Guardia Civil han detenido a primera hora de esta tarde en Requena (Valencia) a un hombre que se había saltado la orden de alejamiento sobre su expareja y atrincherado, armado, en la vivienda donde reside la mujer, que ha quedado finalmente liberada e ilesa.

El dispositivo policial para reducir al sospechoso se ha activado después de que, sobre las 10 horas de la mañana, una vecina de la calle de la Vendimia, donde han sucedido los hechos, haya avisado a las autoridades de que un hombre estaba "amenazando a una mujer", según ha indicado el jefe de la Policía Local de Requena, José Ramón García.

Esta vecina ha escuchado "gritos" y "amenazas de muerte" del supuesto agresor, de unos treinta años y nacionalidad española, hacia su expareja, una chica también española y de unos treinta años vecina de Requena con la que, según fuentes municipales, no tenía hijos y le había denunciado por malos tratos.

Al lugar de los hechos, en el número 14 de la calle de la Vendimia, en el centro de la población, se han desplazado agentes de la Policía Local y la Guardia Civil, que han constatado que el hombre, al parecer armado, se había atrincherado con su exnovia, y han reclamado la intervención del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) de la Guardia Civil.

Poco después, un dispositivo compuesto por más de una decena de agentes han acordonado el entorno del domicilio, en cuyas proximidades se han agolpado curiosos y familiares de la chica, y han iniciado una negociación con el hombre, según han apuntado a Efe fuentes de la investigación.

El hombre, que no es vecino de Requena, llevaba implantada una pulsera telemática que controla a supuestos agresores y avisa a las víctimas, aunque antes de acudir a casa de su excompañera habría logrado quitarse el aparato.

Durante la negociación se han vivido momentos de tensión, dado que varios vecinos habían visto a través de un balcón al sospechoso en el interior de la vivienda "con un cuchillo y amenazando a la mujer" y no sabían "qué podía pasar", según han relatado a Efe.

Además, en un primer momento se desconocía si el asaltante, que había roto una ventana y arrojado a la calle a través de ella varios objetos contundentes, portaba armas de fuego.

Finalmente, alrededor de las 14.00 horas, un agente de la Guardia Civil vestido de médico ha entrado en el interior del domicilio y ha logrado detener al hombre, que, por motivos que se desconocen, se había recluido a solas en una dependencia de la casa.

La intervención policial, en la que no se han efectuado disparos, ha permitido liberar ilesa a la mujer, de la que no se han ofrecido apenas datos.

El supuesto agresor ha sido trasladado a los calabozos de la Guardia Civil de Requena, donde permanece a la espera de la práctica de las diferentes diligencias policiales y judiciales, según ha informado a Efe el alcalde de Requena, Mario Sánchez.

Sobre la víctima, que se encuentra "bien físicamente", ha dicho que el Ayuntamiento ha puesto a disposición de la misma todos los medios a su alcance para que sea atendida en todas sus necesidades.

Según ha celebrado Sánchez, "todo ha acabado finalmente bien" en el caso de esta vecina de Requena, un municipio del interior de la provincia de Valencia que "condena todo tipo de violencia machista en cada uno de sus plenos", y ha aplaudido el "excelente" trabajo desarrollado por Policía Local y Guardia Civil.