EFEValència

La Guardia Civil de Valencia ha detenido a los tres integrantes de un grupo criminal que sustrajo mobiliario por valor de 170.000 euros de una importante empresa de diseño y fabricación de muebles de la que uno de ellos era trabajador y antiguos empleados los otros dos.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, la investigación, denominada operación Sherlock, comenzó en abril, cuando una "importante empresa" dedicada al diseño y fabricación de muebles detectó la pérdida de una "gran cantidad de mobiliario" durante su traslado a su nueva sede, ubicada en la localidad de Riba-roja.

Dados los indicios existentes de la posible sustracción de los mismos, los agentes hicieron múltipleas averiguaciones y lograron dar con el material sustraído y con los integrantes del grupo criminal.

Los detenidos, un empleado de la empresa y otros dos extrabajadores, aprovecharon el gran volumen de material que fue necesario trasladar y los más de 400 portes en un tráiler de 15 metros de longitud para desviar a naves de terceras empresas e incluso a remolques vacíos un gran cantidad de los envíos de mobiliario realizados.

El cabecilla de la banda era uno de los trabajadores de la empresa, quien, conocedor de la operativa de la compañía, marcaba la mercancía a ser sustraída, mientras que uno de los exempleados se ocupaba del transporte de la mercancía sustraída y de su almacenaje y el otro la recepcionaba.

A los detenidos, de 43, 49 y 56 años y nacionalidad española, se les imputa los delitos de hurto continuado, receptación y pertenencia a grupo criminal.

Las diligencias han sido entregadas ya en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Llíria.