EFEValència

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, ha insistido hoy en que "si conseguimos no sentirnos atenazados por la amenaza terrorista, ya estamos ganando esta batalla", y ha puesto como ejemplo las burlas surgidas en redes sociales al yihadista de origen andaluz que publicó un vídeo amenazando a España el verano pasado.

A su juicio, "el terrorismo pretende que no nos sintamos seguros, así que la primera derrota de los radicales es que no lo consigan".

Sanz Roldán ha realizado estas declaraciones durante una conferencia sobre "Amenazas para la seguridad", pronunciada en la jornada "Las víctimas y las nuevas amenazas de seguridad", organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo en la Universidad Católica de Valencia.

Antes del inicio de la conferencia, los periodistas le han preguntado por su próxima comparecencia en la comisión de secretos del Congreso para informar sobre los atentados de Cataluña a petición propia.

En esta comisión informará, según ha indicado, sobre las relaciones del CNI con el imán de Ripoll (Girona) fallecido en la explosión de Alcanar (Tarragona) cuando manipulaba explosivos, si bien ha indicado que el hecho de que hubo contactos "lo sabe todo el mundo".

"La lucha contra el terrorismo se concentra actualmente, casi en su totalidad, en combatir el yihadismo. Es una amenaza compartida y, en consecuencia, la lucha también es compartida. A nada le dedicamos más esfuerzo", ha detallado Sanz Roldán en su conferencia.

"En el CNI hablamos cada día en 31 idiomas. Entre ellos el árabe clásico y nueve variantes dialectales; y todo ello para interpretar 'susurros' que nos permitan identificar peligros potenciales", como los explosivos ocultos en tóner para impresora que fueron detectados en el aeropuerto londinense de Heathrow antes de Navidad de 2010, cuyo mérito ha atribuido al CNI.

Sobre la coordinación con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ha explicado que la misión del CNI sólo coincide con la de los cuerpos de seguridad en un 10 % aproximadamente, puesto que es un organismo que se centra también en seguridad exterior o garantizar suministros energéticos, entre otros asuntos, según ha indicado Sanz Roldán.

"Tenemos poca iniciativa en nuestras misiones, aunque sí en la forma de desarrollarlas, ya que es el Gobierno el que marca, de forma jerarquizada, trabajar en aquellas cuestiones sobre las cuales necesita datos para tomar decisiones estratégicas", ha apuntado.

En materia de ciberseguridad, el director del CNI también ha destacado el papel puntero de este organismo: "tenemos unos 3.500 empleados y un presupuesto de 300 millones de euros, y en nuestros ordenadores no entran" los ataques informáticos, ha afirmado Sanz Roldán, que ha comparado el presupuesto y volumen de esta organización con "bancos o multinacionales" que duplican el presupuesto y que, sin embargo, sí que son vulnerables a estos ataques.

"Apenas unas horas después de sufrir el ataque del virus 'wannacry', el CNI ya dispuso de una vacuna, que fue descargada por más de medio millón de internautas e incluso varios Estados".

"Esto nos demuestras que contra esta lacra también se puede luchar con las defensas adecuadas", ha apostillado.