EFEValencia

El incendio forestal declarado el pasado lunes en Llutxent (Valencia) sigue estabilizado tras arrasar 3.270 hectáreas de siete municipios, afectar a cerca de 40 viviendas y obligar al desalojo de unas 2.600 personas, y se prevé que el fuego pueda ser controlado en las próximas horas.

Cinco días después del inicio del incendio, el intenso trabajo de las decenas de medios aéreos y centenares de medios terrestres que han participado en las tareas de extinción han permitido su estabilización.

Esta situación también se ha visto favorecida por la mejoría en las condiciones meteorológicas, con un descenso de las temperaturas y la presencia de precipitaciones que, en las últimas doce horas, han dejado hasta 20,2 litros por metro cuadrado en la zona de Barx y 5,4 l/m2 en Pinet.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha afirmado que el incendio, gracias a la mejora sustancial de las condiciones meteorológicas, podría estar controlado a lo largo de este viernes y extinguido en los próximos días.

Según las últimas mediciones, el incendio ha arrasado 3.270 hectáreas de los municipios de Llutxent (1.210 hectáreas), Gandia (965), Pinet (827), Ador (179), Barx (71,9) Quatretonda (14,5) y Rótova (1,7) y los ayuntamientos de los dos primeros municipios ya han pedido la declaración de zona de emergencia.

La mayoría de los vecinos desalojados ha podido ir regresando a sus casas, algunas de ellas gravemente afectadas por el fuego y otras intactas aunque con paisajes desolados a su alrededor, y también han regresado al centro sociosanitario Mondúver Barx las 93 personas desalojadas de la residencia y que estos días han estado en el convento de las Esclavas.

Según Emergencias de la Generalitat, las 93 persones evacuadas al convento de las Esclavas en Benirredrá han sido trasladadas en dos autobuses hasta la residencia Mondúver.

En el caso de las urbanizaciones Montesol, Montepinos y Las Cumbres, en Gandía, algunas de las cuales resultaron gravemente afectadas por el fuego, sus ocupantes han podido visitar sus casas pero no quedarse en ellas porque el suministro de agua y luz no podrá restablecerse hasta la próxima semana.

Un rayo fue el origen del incendio forestal de Llutxent, el más grave registrado en lo que va de año en la Comunitat Valenciana y en cuya extinción se han volcado todas las administraciones públicas y cuerpos y fuerzas de seguridad.

Una vez el fuego se dé por extinguido, las ayudas a los afectados priorizarán las primeras residencias y estas compensaciones se podrán pedir tanto a la Generalitat como al Gobierno Central, según ha señalado el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio.

Además, la Generalitat ha realizado un primer estudio sobre las "necesidades principales" que tienen las zonas naturales afectadas y sobre las primeras acciones a desarrollar para iniciar su recuperación, como el control de la erosión del suelo y la retirada de madera quemada.

En este sentido, la consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, ha recordado que antes de realizar una evaluación "muy precisa" de la afección a la flora, la fauna y los enclaves naturales, es necesario esperar a que el incendio se dé por extinguido.

Por su parte, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha destacado el "grandísimo esfuerzo" realizado por los equipos que han trabajado en el incendio y que han conseguido "salvar una situación muy complicada porque hace dos noches se vivió una situación de pánico y de un incendio tan virulento como los que se han vivido en Grecia o Portugal".

También el presidente del Consorcio de Bomberos de Valencia, Josep Bort, ha agradecido el "alto grado de civismo y empatía" mostrado por las instituciones y la ciudadanía hacia los servicios de Emergencias durante las labores de extinción.

Desde el PP, el portavoz de este partido en el Senado, Ignacio Cosidó, ha instado al Gobierno a convocar un Consejo de Ministros "cuanto antes" con el fin de estudiar la solicitud que su grupo ha registrado en el Senado para declarar como "zona catastrófica" el área afectada y agilizar así la concesión de ayudas a afectados.

También el diputado de Ciudadanos (Cs) en el Congreso Toni Cantó ha afirmado que este incendio "tiene que servir para estudiar qué ha podido fallar y evitar que se vuelva a repetir".