EFEAlicante

Dieciséis personas, la mayoría de nacionalidad lituana, han sido detenidas por formar, presuntamente, parte de una organización especializada en la producción y distribución de drogas que enlataba al vacío marihuana en Alicante para el envío al Reino Unido.

La red trataba en Torrevieja la marihuana con maquinaria industrial especializada para la retirada de los cogollos, el triturado o ocultación en el interior de latas de conserva que se envasaban al vacío para dificultar la detección.

Los tres principales cabecillas, entre ellos un matrimonio lituano de 44 y 41 años asentado en Torrevieja, han sido enviados a prisión provisional sin fianza, según la Guardia Civil, que ha señalado que los arrestados son ocho hombres y seis mujeres lituanos de entre 21 y 68 años, así como una española de 23 y un cubano de 29.

La actuación ha permitió el pasado marzo la intervención de 277 kilogramos de hachís y 10 kilogramos de cocaína ocultos entre la mercancía de un camión en la frontera francesa, dentro de una operación desarrollada con la colaboración de la Europol de Lituania y de Francia, y la Agencia Nacional contra el Crimen (NCA) del Reino Unido.

La investigación arrancó en diciembre de 2020 al observarse varios lituanos en San Juan con un gran nivel de vida y circulando en vehículos de alta gama, sin ninguna actividad laboral conocida, y la primera fase de la ejecución fue el pasado 22 de septiembre con la entrada y registro en cinco viviendas de Torrevieja y San Juan de Alicante, así como en un club cannábico, donde participaron 80 agentes.

Dos fases posteriores, el 23 de septiembre y el 10 de octubre, se desarrollaron también en San Juan y en Gandía (Valencia), y la última fue ayer, día 21, con la detención de dos varones de 33 y 37 años en Benidorm.

Se han desmantelado dos cultivos interiores con 400 plantas de cannabis, 12 kilos de cogollos de marihuana y 600 gramos de hachís, que se suman a los 277 kilos y 10 de cocaína.

También se ha intervenido una pistola detonadora, más de 73.000 euros en metálico y numerosos objetos de telefonía móvil, informática y telecomunicaciones, además de una vivienda de 80.000 euros, ocho coches de alta gama, según el instituto armado.