EFEAlicante

La Guardia Civil de Alicante ha esclarecido un asesinato por un disparo en la cabeza cometido hace poco más de un año en una playa de El Campello (Alicante) por parte de dos hermanos que habían sido contratados por un tercero para ejecutar un supuesto ajuste de cuentas.

Según ha informado hoy el instituto armado, el asesinato fue cometido en septiembre de 2019 a plena luz del día en la playa de Muchavista cuando la víctima paseaba y fue abordada por la espalda para recibir un impacto.

Los autores habían estudiaron los movimientos de la víctima durante varios días antes de decidir el momento exacto de cometer el asesinato.

La Guardia Civil ha arrestado al presunto autor del disparo, de 43 años y nacionalidad colombiana, y ha identificado a su hermano, español de 39 como cooperador, aunque éste último huyó a Colombia, donde fue capturado en Colombia por otro homicidio en grado de tentativa y ahora está pendiente de su extradición a España.

Además, se detuvo el pasado junio a un tercer individuo, que fue quien supuestamente contrató a los hermanos para acabar con la vida del fallecido por un ajuste de cuentas.

Este hombre fue el encargado de ubicar el lugar desde donde vigilar a la víctima, así como de alquilar la vivienda en la que se alojaron los dos asesinos y facilitar las armas con las que se cometió el crimen.

A estas personas se les imputan los delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas y falsedad documental en una operación donde se han intervenido dos vehículos, tres armas de fuego y dos silenciadores.

La víctima paseaba por las inmediaciones de la playa de Muchavista de la localidad de El Campello cuando un individuo se acercó corriendo y lo abordó por la espalda disparándole en la cabeza.

Tras efectuar un segundo disparo el agresor huyó del lugar en coche a gran velocidad y la víctima murió en el acto como consecuencia de las heridas.

El equipo de la policía judicial de la Guardia Civil de San Juan se hizo cargo de la investigación, con la colaboración de agentes del laboratorio de criminalística de la Comandancia de Alicante.

Unos días más tarde localizaron el vehículo empleado en la huida, que resultó un coche robado que tras cometerse el crimen había sido pintado de negro y que contaba con matrículas falsas.

En él se hallaron restos biológicos humanos coincidentes con las muestras recogidas en el escenario de El Campello, lo que permitió identificar al presunto autor del asesinato, en cuyo domicilio fueron localizadas tres armas de fuego y dos silenciadores.

Una era una pistola automática de 9 milímetros idéntica a la usada en el asesinato, lo que llevó a los agentes a proceder en Barcelona el pasado diciembre a la detención de esta persona, que acabó confesando el crimen en colaboración con su hermano.

Este último había huido a Colombia y allí había sido capturado por las autoridades locales por otro homicidio en grado de tentativa allí cometido con anterioridad.

Los dos hermanos para cometer el asesinato se habíían desplazado juntos desde Madrid hasta Alicante y se instalaron en un domicilio en las inmediaciones del de la víctima, donde permanecieron cinco días estudiando sus movimientos a la espera de encontrar el momento adecuado para cometer el delito.