EFECastelló

La Fiscalía Provincial de Castellón ha incoado diligencias de investigación penal por un posible delito contra los recursos naturales a consecuencia de las talas presuntamente irregulares que se están produciendo en un espacio de la Red Natura 2000 en el término municipal de Puebla de Arenoso.

La denuncia ha sido presentada por el Grupo para el Estudio y la Conservación de los Espacios Naturales (GECEN) y la Fiscalía Delegada de Medio Ambiente ha recibido el escrito relativo a este posible delito relativo a la protección de la flora y la fauna por la destrucción en los espacios protegidos de la Red Natura 2000.

Según el documento, hecho público por GECEN, los hechos denunciados se estarían cometiendo en la Partida las Artiguillas- Los Planos de Puebla de Arenoso por lo que se ha acordado practicar las diligencias oportunas para saber si estas talas masivas son constitutivas de delito.

GECEN denunció que esta zona está incluida en el LIC Curs Alt del Riu Millars y que carece actualmente de un Plan de Gestión, pese a estar obligado por normativa europea.

Esto, a su juicio, impide que se gestione adecuadamente el espacio protegido, que "sufre este déficit significativo en forma de talas masivas e inadecuada gestión de hábitats y biodiversidad".

Por ello, los vecinos de la zona y el GECEN han exigido la Conselleria que "proceda a gestionar el territorio, los ecosistemas forestales, de la mano de los vecinos y propietarios, y no de espaldas a éstos, en el marco de la protección y normas de gestión que exige Europa".

GECEN expuso a la Fiscalía el pasado mes de diciembre que en el término municipal de Puebla de Arenoso se está realizando lo que debiera ser, atendiendo al proyecto de la Generalitat, una actuación de restauración ecosistémica para restaurar, tras la evaluación oportuna, los daños provocados sobre el arbolado por la nevada de 2017 y la granizada de 2018.

Los trabajos están siendo realizados por una empresa contratada por el Ayuntamiento de Puebla de Arenoso, según la misma denuncia, pero "no se ajustan en modo alguno a lo proyectado por la Conselleria".

En opinión del grupo ecologista, se está llevando a cabo una "eliminación sistemática de arbolado y todo tipo de vegetación autóctona de gran valor medioambiental, que no han estado afectados por la nevada y granizada y que, de ningún modo, eran objeto de tala" y se están produciendo "daños graves a nivel ecosistémico, de diversidad vegetal y paisajística de difícil reparación".

Asimismo, según el mismo escrito, se estaría produciendo una "destrucción de arquitectura de piedra en seco, ribazos y afección a pistas forestales".