EFEValència

El concejal de Cultura Festiva de València, Pere Fuset, ha anunciado este martes que abandona temporalmente estas competencias pero mantiene el acta de edil después de que el pasado viernes el Juzgado de Instrucción 18 de València acordara la apertura de juicio oral contra él, otros cuatro acusados y dos empresas por el accidente mortal de un trabajador en los jardines de Viveros.

Fuset, que será sustituido en Cultura Festiva por Carlos Galiana, mantendrá la concejalía de Administración Electrónica, pero también renunciará a la tercera tenencia de alcaldía -asociada a Cultura Festiva- y a la portavocía del grupo municipal de Compromís.

En una comparecencia acompañado por el alcalde de València, Joan Ribó, Pere Fuset ha dicho a los periodistas que si dejara el acta de concejal "sería imposible revertir la decisión" de dejar temporalmente las competencias, ya que está convencido de que quedará demostrada su inocencia y su objetivo es "volver con la cabeza alta y la misma energía que se merecen" la fiesta de las Fallas, una vez se celebre el juicio y se dicte sentencia.

El pasado viernes el juez también acordó deducir testimonio por un posible delito de prevaricación contra el edil en relación a la adjudicación a la empresa que montó las gradas para los conciertos de la Feria de Julio de 2017 de la explotación de un establecimiento hostelero en las inmediaciones del lugar de celebración de los conciertos en Viveros.

En el auto, el magistrado reclamaba a los acusados como presuntos responsable de un delito contra la vida y la salud de los trabajadores y de un delito de homicidio imprudente que prestaran una fianza conjunta y solidaria de 450.000 euros para cubrir las responsabilidades pecuaniarias.

Los hechos que dieron lugar a la investigación judicial y han acabado con la decisión de Fuset de apartarse de las competencias de Cultura Festiva ocurrieron el 27 de junio de 2017 cuando un operario que trabajaba en la construcción de unas gradas con capacidad para mil personas para los conciertos musicales de la Feria de Julio pisó una tabla que se venció y cayó desde una altura de 3 metros, se golpeó la cabeza y falleció unos días después en un hospital de València.

Fuset, que se ha emocionado en varios momentos de su comparecencia ante los medios de comunicación y ha reiterado su solidaridad con la víctima, ha explicado que el trabajo de la Concejalía para las Fallas 2020 está hecho y comienza la fiesta y tiene que reservar sus energías para su defensa en este caso y para que se "haga justicia".

Además, las fallas "se merecen" dedicar una energía "al 300 %", como ha hecho hasta ahora como concejal de fiestas, y se va con casi el 75 % de permisos concedidos, las subvenciones ya preparadas para ser abonadas antes de la plantà y con el bando fallero publicado y con el acuerdo de "gente tan diversa y plural".

"Ahora con la Crida, acaba la gestión y comienza la fiesta" y por ello no quiere que la representación como concejal en las fallas se vea afectada por su situación personal "complicada y difícil", ha comentado.

El alcalde ha salido en defensa de Fuset tanto por "los éxitos" que ha logrado desde su cargo como por su inocencia en el accidente de Viveros, ya que él "no provocó ese accidente ni directa ni indirectamente", y el fiscal, ha dicho, "ha tenido muy claro y se ha mostrado contrario a vincular a Fuset con el accidente laboral".

Fuset "quiere hacerle un favor a las Fallas" y no vincular su situación judicial con estas fiestas "por el bien de las fallas en primer lugar, y porque es un tema de valentía, honradez y coherencia".

Esta tarde se celebrará una reunión ordinaria del grupo municipal de Compromís en la que se designará a su portavoz -previsiblemente Carlos Galiana, según ha dicho Ribó-, y el próximo viernes en la Junta de Gobierno Local se hará efectiva la sustitución en las competencias de Cultura Festiva.