EFEValència

La Agencia Tributaria y la Guardia Civil se han incautado de un alijo de 370 kilos de cocaína en un contenedor de mercancías que fue recibido en una empresa de Montaverner (Valencia), cuyos responsables no eran cómplices del tráfico, por lo que hasta ahora no ha habido detenidos.

Los responsables de la empresa receptora descubrieron al abrir un envío unos bultos sospechosos que no correspondían con la mercancía que esperaban recibir, de modo que contactaron con la Guardia Civil, señala el instituto armado en una nota divulgada este miércoles.

Los agentes acudieron junto a funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y procedieron a la incautación de la droga, enviada como un “gancho perdido”.

Esta técnica consiste en contaminar un contenedor que sirve para el tráfico comercial legítimo introduciendo en su interior, bien en origen, bien en un puerto de trasbordo, unas mochilas con la sustancia estupefaciente, para después recuperarla sin levantar sospechas. La investigación sigue abierta, aunque hasta el momento no se ha producido ninguna detención, concluye la nota.