EFEValència

La Unidad de Medio Ambiente de la Policía Local de València ha intervenido, en el barrio de la Fuensanta, dos perros de raza american staffordshire terrier que estaban atados en la puerta de una planta baja, no tenían comida ni agua y estaban en muy mal estado.

Según fuentes del cuerpo policial, los animales no llevaban bozal y no estaban siendo vigilados por nadie, y cuando los agentes dieron con sus propietarios, comprobaron que carecían de licencia para perros potencialmente peligrosos y de seguro.

Finalmente, ambos canes fueron decomisados y puestos a disposición de la Fiscalía de medio ambiente, ya que estaban en muy mal estado, con mutilaciones en las orejas y heridas por todo el cuerpo.

Por tales motivos los dueños de los perros pueden enfrentarse a un presunto delito de maltrato y abandono animal, según las fuentes. EFE

ct/cbr