EFEValència

La Guardia Civil investiga las circunstancias de la muerte de un hombre de 58 años y vecino del municipio valenciano de Museros cuyo cadáver fue localizado este lunes en su domicilio con marcas de mordiscos de perros.

Así lo han indicado a EFE fuentes municipales, según las cuales el hombre convivía con una docena de perros domésticos y al parecer podría haber muerto por causas naturales porque "nada indica que hubiera sido asesinado por los animales", aunque será la autopsia la que lo determine.

Han relatado que el hombre fue visto comprando en el pueblo por última vez el pasado Jueves Santo, y la tarde anterior había estado almorzando en el bar.

Fue su hermano el que este lunes dio la voz de alarma en el Ayuntamiento después de no localizarlo durante algunos días por teléfono; junto con la Policía Local se personaron en el domicilio y hallaron el cuerpo sin vida y algo mutilado de la víctima.

"Era un amante de los animales. Tenía diez o doce perros", han indicado las fuentes, que han lamentado el suceso ocurrido a "un vecino del pueblo de toda la vida, muy buena persona, honesta y trabajadora y que en alguna ocasión ha trabajado para el Ayuntamiento".