EFEValència

Varios amigos y compañeros de Antonio Navarro, el marido de la conocida como "viuda de Patraix" que fue asesinado supuestamente por un amante de ésta, le han calificado de “alegre”, “risueño”, "pacífico" y "nada controlador" y, por tanto, han descartado que sometiera a malos tratos psicológicos a su mujer, Maje.

La Audiencia de Valencia ha celebrado este miércoles la quinta sesión del juicio con jurado que se sigue contra María Jesús M.C., conocida como Maje o como "la viuda negra de Patraix", y su amante, Salvador R., por el asesinato de Antonio Navarro, marido de ella, que fue apuñalado en su garaje de la calle Calamocha de Valencia en agosto de 2017.

Fernando, Francisco y Félix, los mejores amigos de Antonio en Novelda (Alicante), le han definido como una persona alegre, divertida, gracioso, nada colérico ni en absoluto inclinado a conflictos, “muy tranquilo” y “muy buen amigo de sus amigos”, además de “muy buena persona”.

Todos han coincidido en que era reservado respecto a posibles problemas con su mujer, aunque sí supieron que Antonio llegó a conocer una infidelidad de ella poco antes de su boda, que se celebró finalmente porque él la perdonó.

En cualquier caso, han insistido en que no era una persona especialmente "echada para adelante", ni controlador en su relación con ella, según han declarado.

Beatriz, compañera de Antonio en el trabajo, le ha definido como un hombre “muy divertido” con quien era fácil llevarse bien, y ha recordado que frecuentemente le comentaba sus planes y regalos para Maje.

Otros jefes y compañeros de Antonio han explicado que era un chico “sencillo, afable” y “muy simpático y cariñoso, risueño”. También han explicado que sabían que con frecuencia aparcaba el coche de empresa en la calle, cuando su mujer usaba la plaza de su vivienda.

Además, Beatriz, al igual que otros compañeros, ha recordado que la empresa disponía de un seguro de vida por accidente laboral o “in itinere”, por importe de 47.000 euros, aunque el cobro podría depender de las circunstancias de la muerte. De hecho, el 22 de diciembre de 2016 varios compañeros fallecieron en accidente de tráfico y sus viudas cobraron el seguro.

En la vista de hoy ha declarado también Víctor M., vecino de Antonio y Maje que aparcaba en la plaza de al lado del coche de la víctima, quien ha dejado claro que para entrar en el garaje por la única entrada, a la que se accedía desde la calle, y fuera como peatón o con el automóvil, era necesaria una llave; y en este mismo sentido se ha pronunciado Carlos, otro vecino de su plaza de garaje.

La cuestión del acceso al garaje importa en relación con la duda relativa a si Salvador, que ha confesado ser el autor material de las puñaladas que mataron a Antonio, necesitó que la otra acusada, Maje, le facilitara la llave de acceso al mismo para perpetrar el asesinato, un asunto que podría influir en que, a su vez, ella pueda ser considerada parte activa en la planificación y ejecución del crimen.

Esta es una de las cuestiones que podría derivar en una condena por asesinato, como pretenden las acusaciones.

De hecho, en una conversación que los dos acusados tuvieron poco antes de ser detenidos, el asunto de la llave fue discutido por ambos, según ha declarado un policía que escuchó aquella conversación, si bien la llave no ha aparecido.