EFEValència

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha rehusado participar en los actos oficiales del 12 de octubre organizados en València con motivo de la Festividad de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil, debido al próximo ingreso en prisión militar de un guardia civil asociado.

Según ha señalado la AUGC en un comunicado, "como cada año", ha recibido la invitación del general jefe de la Zona de la Comunitat Valenciana para participar en los actos, y el secretario general de la Federación Valenciana de la AUGC, Juan José Tocón, ha agradeciendo la invitación, pero la ha rechazado.

Tocón ha justificado esta decisión en que en los próximos días ingresará en prisión militar el guardia civil afiliado a esta asociación Luis Miguel P.R. "por unos hechos de febrero de 2012, encontrándose fuera de servicio que, además de extemporáneos, de haber sido juzgados en la jurisdicción penal ordinaria, habrían sido constitutivos a lo sumo de una multa por lesiones leves".

Por la "gravedad de estas circunstancias y como muestra de rechazo a una situación que ya han padecido demasiados guardias civiles", la AUGC en la Comunitat Valenciana no participará en los actos de la Patrona del Cuerpo.

En "repulsa por este injusto ingreso en prisión", la AUGC ha convocado, además, para el próximo 17 de octubre una concentración en Madrid frente a la sede del Defensor del Pueblo a la que asistirán representantes de esta asociación, que entregará "una queja formal" ante esta institución.

"Cuando se celebre esta concentración, Luis Miguel ya estará encerrado en el penal militar de Alcalá de Henares para cumplir las condenas de tres meses y un día y cuatro meses de prisión por unos hechos ocurridos hace nada menos que ocho años, y que nada tuvieron que ver con su trabajo", ha dicho el portavoz de AUGC.

El motivo de la condena es, según esta asociación," una discusión que tuvo lugar entre compañeros, ambos fuera de servicio y en fiestas, y cuyas responsabilidades ya se dirimieron en su momento en el ámbito disciplinario de la Guardia Civil, con la consecuencia de la pérdida de destino del agente".

Ante esta situación "abusiva y desproporcionada", los servicios jurídicos de AUGC solicitaron el pasado año el indulto al Ministerio de Defensa, "suspendiéndose la ejecución de la sentencia hasta que se resolviera dicha petición o transcurriera un año".

Desde Defensa, "jamás han contestado a esa solicitud, por lo que el proceso se reactivó hasta que recientemente se le comunicó a este trabajador su inminente ingreso en prisión", siempre según la AUGC.

Juan José Tocón apunta que, durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, el Gobierno aprobó un decreto por el que la aplicación del Código Penal Militar a los guardias civiles "se restringía a situaciones muy delimitadas, como misiones militares o estado de guerra, inaplicándose por lo tanto en cuestiones relativas a las funciones policiales y, mucho menos, a la vida personal de los agentes fuera de servicio".

"Sin embargo, con el Gobierno del PP se volvió a la situación anterior, en la que cualquier agente puede acabar con sus huesos en un penal a causa de una simple discusión laboral, una injusticia que vuelve a demostrar que los guardias civiles son hoy todavía un colectivo de ciudadanos de segunda privados de derechos básicos", lamenta el portavoz de la AUGC.

"Sorprendentemente, y en contra de lo decretado por su propio partido unos años antes, el regreso del PSOE al Gobierno no supuso el regreso a la excepcionalidad en la aplicación del Código Penal Militar, una postura que ahora se confirma con la entrada en un penal militar de un nuevo trabajador de la Guardia Civil", añade.