EFEAlicante

La familia de Alejandro Ponsoda, el alcalde popular de Polop de la Marina (Alicante) asesinado a tiros a las puertas de su casa en 2007, ha pedido a los siete acusados cantidades que superan los 250.000 euros de indemnización por los daños morales sufridos.

Así lo han detallado en su escrito de acusación las dos hijas de Ponsoda, Fátima y María P.P., que en el momento del crimen tenían 27 y 22 años respectivamente (la primera estaba entonces embarazada), y la madre de ambas, Josefa P.E., que desde 1998 estaba separada de hecho del alcalde, aunque seguía siendo su mujer.

El día del crimen, el 19 de octubre de 2007, Ponsoda llegaba a su domicilio en la pedanía de Xirles, donde residía con su padre, del mismo nombre, que tenía 84 años y fue falleció poco después.

La acusación particular de las dos hijas y la mujer demanda 100.400 euros en concepto de responsabilidad civil a favor de la esposa, pese a que no vivían juntos, además de 75.400 para Fátima y otra cantidad idéntica para María, todo lo cual suma 251.200 euros.

Por su parte, la fiscal demanda una cantidad ligeramente inferior, un total de 243.555,03 euros, divididos en 120.000 euros para cada hija y 3.555,03 euros a favor de la Agencia Valenciana de la Salud por los días en que el alcalde estuvo ingresado en el Hospital General de Alicante, hasta que falleció a consecuencia de uno de los tres balazos, el recibido en la cabeza.

Entre los siete acusados está el vicealcalde y concejal de Urbanismo en el momento del crimen y posterior alcalde, el popular Juan Cano, así como un empresario local, Salvador R.G., y dos responsables del club de alterne donde se cree que se fraguó el homicidio, además de tres presuntos sicarios.