EFEValència

El fiscal pide una condena de cinco años de prisión para un hombre que le dio una paliza a su mujer cuando ella volvía de trabajar al tiempo que la insultaba y acusaba de haber estado con otro, al haber regresado ella a primera hora de la mañana tras un doble turno de madrugada que la tuvo ocupada toda la noche.

"Venía de trabajar un turno doble, porque le había hecho sus horas a un compañero, cuando vi a Jeremías (el acusado) muy alterado, plantado en la carretera, esperándome. Detuve el coche y subí las ventanas, pero él me sacó a la fuerza, me pegó un puñetazo y perdí el conocimiento", recordaba hoy Milagros, en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia de Valencia bajo la acusación de un delito de lesiones.

"A resultas de la agresión, Milagros sufrió varios traumatismos, contusiones, equimosis en ambos párpados, erosión corneal, hemorragia en cámara anterior, posible recesión angular y edema retiniano que requirieron, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento posterior y diferenciado con reposo y farmacológico que tardaron en curar 167 días", recuerda el escrito de acusación del fiscal basándose en un informe médico de urgencias.

Milagros, tras despertar en un campo cercano y recibir nuevos golpes, fue conducida por el acusado, según su declaración y según el relato del fiscal, al domicilio de sus padres, donde vivía desde hacía unas semanas tras haber abandonado al reo por otras agresiones anteriores. En el camino recibió nuevos golpes e inmediatamente se dirigió al hospital, donde le hicieron el informe médico.

Jeremías, el acusado, ha negado totalmente los hechos y ha atribuido algunas de las lesiones que presentaba Milagros a que se hizo daño accidentalmente. Respecto a otras de las lesiones reflejadas en el parte médico firmado a las pocas horas de que, como él mismo ha reconocido, saliera al encuentro de su pareja, no ha ofrecido ninguna explicación.