EFEValència

El grupo de Espectáculos de la Policía de la Generalitat ha inspeccionado y controlado este fin de semana 158 locales y ha levantado 33 actas de propuesta de sanción por incumplir las medidas sanitarias frente al Covid-19 o la Ley de Espectáculos Públicos, y además ha impuesto otras 48 sanciones por no utilizar la mascarilla en la vía pública o el interior de los locales.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, desde el pasado viernes, la Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunitat Valenciana realizó 415 advertencias relacionadas con el uso de la mascarilla y la distancia de seguridad, de las cuales 48 se convirtieron en propuesta de sanción; y además los agentes identificaron a 420 personas y 121 vehículos.

El dispositivo también permitió imponer una orden de cierre de establecimiento por carecer de licencia y el viernes se procedió al desalojo de un pub en València por exceder el aforo.

En Castelló de la Plana se ha propuesto sancionar a varios locales por ser numerosos los camareros que trabajaban sin la mascarilla obligatoria, se han levantado 13 actas por tenencia de drogas y se han realizado 10 auxilios humanitarios en el marco de esta misma operación.

Por provincias, en la de Valencia la Policía de la Generalitat practicó 66 inspecciones en locales de València, Cullera i Gandia con un resultado de nueve propuestas de sanción.

En la de Alicante, los 60 establecimientos controlados se ubicaban en Benidorm, Sant Joan d'Alacant, Elx i Alicante, y diez de ellos fueron propuestos para sanción.

En la provincia de Castellón se inspeccionaron 32 locales en Benicarló, Alcossebre, Torreblanca, Peñíscola, Benicàssim y Castelló de la Plana con un resultado de 14 actas de propuestas de sanción. A estos datos hay que sumar las sanciones propuestas por otros cuerpos con competencias en seguridad.

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha destacado los “buenos resultados” que está dando la coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad, que “ha permitido multiplicar la eficacia de los controles” y que ya ha tenido un efecto directo sobre los nuevos brotes asociados al ocio nocturno.

En este sentido, Bravo ha recordado que hace una semana el porcentaje era del 17 % y después de los controles realizados desde el pasado fin de semana, ahora ese mismo porcentaje “ha caído dos puntos”.

Bravo ha señalado que las reuniones sociales han sido objeto también de especial control por parte de la Policía de la Generalitat este fin de semana ya que actualmente el 48 % de los nuevos contagios están asociados a encuentros con amigos o familiares. La consellera ha reconocido que “el ocio es una parte fundamental de la vida de las personas”, si bien ha insistido en que es fundamental “aprender a divertirnos según las normas sanitarias que nos impone la pandemia”.

En esta línea, Bravo ha señalado que es comprensible que “la gente tenga ganas de juntarse y divertirse”, pero ha pedido que se haga “extremando las precauciones para no poner en juego la vida de nadie”. La titular de Justicia ha aprovechado para volver a hacer un llamamiento a la corresponsabilidad, para que “entre todos podamos vivir un verano seguro que evite también un otoño dramático”. EFE

jfg