EFEValència

La Policía de la Generalitat ha inspeccionado 190 locales de ocio durante este fin de semana en las principales ciudades y núcleos turísticos y ha levantado nueve actas de sanción por incumplimiento de medidas sanitarias y de la Ley de Espectáculos, y ha propuesto 28 sanciones por no usar la mascarilla en la vía pública o establecimientos abiertos al público.

Estas actuaciones forman parte del dispositivo de vigilancia en el que han participado todos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado anunciado por el president de la Generalitat, Ximo Puig, el pasado jueves, y que ha velado durante este fin de semana por que los locales de ocio y sus clientes cumplan de manera estricta con las medidas fijadas por las autoridades sanitarias para prevenir la expansión de la COVID-19, ha informado la Conselleria de Justicia.

Agentes de la Policía Local, Policía de la Generalitat, Policía Nacional y Guardia Civil han realizado este fin de semana controles en las principales ciudades y núcleos turísticos de la Comunitat Valenciana para garantizar que las actividades de ocio nocturno se realizaban conforme a las recomendaciones sanitarias y cumpliendo con la obligación de llevar mascarilla y respetar la distancia de seguridad y el límite de aforo marcado para los locales abiertos al público.

El grupo de Espectáculos de la Policía de la Generalitat ha inspeccionado y controlado 190 locales y ha levantado 9 actas de propuesta de sanción tanto por incumplir las medidas sanitarias frente a la covid como por infringir algunos de los preceptos regidos en la ley 6/2018 de la Generalitat de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos.

Desde el pasado viernes, la Unidad Adscrita de la Policía Nacional a la Comunitat Valenciana ha realizado 1.385 advertencias relacionadas con el uso de la mascarilla y la distancia de seguridad, de las que 28 se han convertido en propuesta de sanción por no usar la mascarilla en la vía pública o locales abiertos al público.

Además, han identificado a 379 personas y 46 vehículos, y el dispositivo ha impuesto una orden de cierre de establecimiento, dos denuncias por seguridad vial, ha levantado siete actas por tenencia de drogas o armas, ha realizado un auxilio humanitario y ha acompañado a la Inspección de Trabajo y a la Seguridad Social a controlar tres locales.

Por provincias, en Valencia la Policía de la Generalitat practicó 80 inspecciones en locales de Alboraia, el Perelló, el Puig, la Pobla de Farnals, Piles i València con un resultado de 5 propuestas de sanción; en Alicante, los 55 establecimientos controlados se ubicaban en la capital, en Calp, en Elx, en San Juan y en San Vicente del Raspeig, y cuatro de ellos fueron propuestos para sanción; y en Castellón también se inspeccionaron 55 locales en Onda, Vila-real y Castelló de la Plana pero no se levantó acta con propuesta de sanción en ninguno de ellos.

A estos datos hay que sumar las sanciones propuestas por otros cuerpos con competencias en seguridad, según la Conselleria.

La consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, ha destacado que la coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad "ha permitido multiplicar la eficacia de los controles para comprobar que las personas, y también los locales, cumplen con las medidas del uso de la mascarilla y de limitación de aforo que marcan las autoridades sanitarias".

Bravo ha lanzado de nuevo un mensaje a la ciudadanía y al empresariado, a quienes ha pedido corresponsabilidad para demostrar que si se cumplen las normas los locales de ocio no tiene por qué ser un lugar de riesgo.

Y ha reiterado que el dispositivo de seguridad desplegado este fin de semana ha constatado que el ocio reglado es "la mejor opción para que la ciudadanía se divierta cumpliendo con las normas sanitarias para prevenir la propagación de la COVID-19".

La consellera de Justicia convocará la próxima semana a los alcaldes y alcaldesas de las principales ciudades y destinos turísticos de la Comunitat Valenciana para evaluar conjuntamente la evolución de la situación epidemiológica y estudiar la posibilidad de adoptar medidas complementarias que puedan ayudar a minimizar el riesgo de contagio.