EFEValència

Agentes de la Policía Nacional de Gandia han salvado la vida con la maniobra de Heimlinch a un menor de 14 años que se había atragantado con un caramelo.

Los hechos sucedieron este martes en el citado municipio valenciano, cuando los agentes fueron alertados por los gritos de auxilio emitidos por un grupo de jóvenes que decían: "¡Socorro, socorro, mi primo se ahoga, no respira!".

Al llegar al lugar de donde procedían los gritos se encontraron al menor amoratado, pálido y con dificultades para respirar, según cuenta este miércoles la Jefatura Superior de Policía.

Los agentes procedieron a realizarle la maniobra de Heimlinch hasta en tres ocasiones, que fueron necesarias para que el menor expulsase el caramelo. Finalmente y gracias a la intervención de la Policía, el joven volvió a respirar y a recuperar las constantes vitales, y se encuentra en buen estado. EFE.

vhh/cbr