EFEValència

Las tres activistas feministas y LGTBIQ+ denunciadas por Hazte Oír por sus protestas contra el autobús que intentó entrar el pasado 5 de marzo en València se han acogido este jueves a su derecho a no declarar en el Juzgado de Instrucción número 18 de la capital valenciana.

Según la abogada de las activistas, Maria Josep Martínez, la protesta contra el bus de Hazte Oír era "legítima" y entienden que la intención de la entidad a la hora de plantear la denuncia es "claramente política" y que los hechos no se pueden considerar delito.

Uno de los activistas denunciados, Fran Pardo, ha afirmado que quienes deberían estar sentados declarando como acusados son "aquellas personas que humillan la dignidad de las personas LGTBI, y especialmente de las mujeres víctimas de la violencia machista".

En su opinión, "no puede ser normal que en el año 2019 haya un autobús circulando por las ciudades negando la problemática de la violencia machista, negando los derechos de las personas LGTBI e incluso, como pasó en el año 2017, negando la existencia de las personas trans".

En el exterior de la Ciudad de la Justicia de València se ha celebrado una concentración de apoyo a las activistas, en la que, según los convocantes, la Policía Nacional ha identificado a una treintena de personas que estaban mostrando su solidaridad con las denunciadas.

Organizaciones como Alerta Solidària, l’Assemblea Feminista de València, col·lectiu LAMBDA i València Sense Mordassa han mostrado su apoyo a las tres activistas que fueron denunciadas por protestas contra el autobús ilustrado con mensajes misóginos, que fue inmovilizado por el Ayuntamiento de València por incumplir ordenanzas municipales y la normativa de tráfico.

Hazte Oír respondió con una denuncia contra el Ayuntamiento de València, el alcalde Joan Ribó y contra algunas de las activistas que mostraron su rechazo al bus, a raíz de la cual pasado 15 de abril se produjo la detención de las tres personas que han sido citadas a declarar este jueves. EFE

lb/im