EFEValència

Las ayudas a los afectados por el incendio de Llutxent priorizarán las primeras residencias y estas compensaciones se podrán pedir a partir de la extinción del fuego tanto a la Generalitat como al Gobierno central, según ha manifesto el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio.

En la zona del incendio hay daños estructurales en carreteras y en estructuras locales de riego que se tendrán que evaluar para optar a las ayudas que están establecidas en el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo.

Según ha explicado Fulgencio en una rueda de prensa, se pueden pedir ayudas por daños personales, para paliar daños en viviendas y enseres personales, para corporaciones locales por los gastos de emergencia, por la prestación de bienes y servicios y por fallecimiento (circunstancia que no se ha producido en este caso).

Ahora se tendrá que recibir toda la información de los daños y evaluar las cantidades que se pueden aportar, ya que primero hay que determinar las viviendas que son primeras o segundas residencias, como está haciendo el Ayuntamiento de Gandia, y se dará prioridad a la residencia habitual.

Hay situaciones complejas, según Fulgencio, como el caso de una urbanización totalmente privada donde la reposición del alumbrado tendrá que ser asumida por los particulares, y otra urbanización en fase de ejecución que presenta un problema técnico en cuestión urbanística, debido a la dificultad de tramitar su rehabilitación cuando aun no ha concluido la urbanización.

También hay que ver cómo tiene asegurado su bien cada afectado, según el delegado, que ha comentado que si el volumen total de ayudas "no fuera excesivo", posiblemente "se pudiera valorar" si entran en las ayudas las segundas residencias.

Fulgencio ha informado de que el Ayuntamiento de Gandia ha abierto esta mañana una oficina de damnificados y ha destacado la labor que ha desarrollado la alcaldesa, Diana Morant, con motivo del incendio.

Según ha dicho, el jefe de extinción del incendio explicó anoche que el perimetraje es "casi total" y hay un riesgo mínimo de que se reactive.

El delegado del Gobierno ha lamentado el daño ambiental causado y de los bienes materiales, y ha agradecido el comportamiento de los alcaldes de los municipios afectados por su labor de "hacer entender" a los vecinos una medida como el desalojo que, se ha demostrado, era necesaria.

Ha destacado la coordinación de todas las administraciones en este incendio y su "alto grado de eficiencia y efectividad", que está derivado de la proximidad de quienes han tomado las decisiones.

También ha agradecido su labor a todo el personal de extinción, especialmente a la Unidad Militar de Emergencia (UME) y al teniente coronel Moreno, que ha dirigido "a pie de obra" un trabajo "impecable", y al Ministerio de Agricultura, que ha aportado doce medios aéreos sin los cuales "habría sido imposible entender los tiempos de respuesta".