EFEValència

El ex director general del Instituto Valenciano de Finanzas y exmiembro del patronato de la Fundación V Encuentro Mundial de las Familias, Enrique Pérez Boada, ha asegurado hoy ante el juez que la citada fundación tenía un carácter privado y que, por tanto, no estaba sujeta a las obligaciones de la contratación pública.

Pérez Boada ha comparecido hoy en el Juzgado de instrucción número 5 de València, que investiga la presunta comisión de delitos de prevaricación administrativa, malversación y fraude a la Administración en los contratos realizados por la Fundación para preparar la visita de Benedicto XVI a València en julio de 2006.

Su declaración, según han informado a EFE fuentes conocedoras de la misma, ha sido breve y en la misma ha detallado que la Abogacía de la Generalitat le informó del carácter privado de la fundación.

Ha explicado además que fue el entonces arzobispo de Valencia Agustín García-Gasco (posteriormente cardenal, fallecido en 2011) y la entonces alcaldesa Rita Barberá quienes le propusieron que ejerciese como enlace entre el patronato de la Fundación y las distintas comisiones organizadoras.

Por otra parte, ha afirmado que él no participó en contratación alguna, que eran competencia del arzobispo Agustín García-Gasco.

El juzgado de instrucción número 5 de València investiga la presunta comisión de delitos de prevaricación administrativa, malversación y fraude a la Administración en esos contratos de la visita de Benedicto XVI a raíz de una denuncia de la Fiscalía Provincial de Valencia.

La causa, abierta en julio de 2016, tiene su origen en la pieza separada del caso Gürtel remitida a València por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata.

Este juez se inhibió en favor de los juzgados de València en relación con una pieza que ampliaba la investigación sobre las contrataciones de la Fundación desde su constitución, en enero de 2005, hasta su extinción en marzo de 2014.

En ella se investigan si las adjudicaciones de la Fundación que organizó la visita del papa Benedicto XVI a València en julio de 2006 se realizaron sin respetar las normas generales de contratación, sin concurso ni concurrencia pública.

Además de Pérez Boada, constan como investigados el expresident de la Generalitat Francisco Camps, el ex vicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el exvicepresidente del Gobierno valenciano, expresidente de Les Corts Valencianes y ex director general de la Policía, Juan Cotino.

También el obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero, el representante legal de la fundación, Francisco Javier Jiménez, el secretario particular del arzobispo, Antonio Corbí, y la que fue secretaria general de la Fundación, Henar Molinero.