EFEValència

La Oficina del Jurado de la Audiencia Provincial de Valencia ha pedido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que proporcionen seguridad extraordinaria dentro y fuera de la sala donde se enjuiciará a dos clanes rivales por un delito consumado de homicidio y varios en grado de tentativa a partir del próximo lunes.

Según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia y representantes legales de las defensas, se espera que la Guardia Civil establezca un dispositivo especial de seguridad en el exterior del juzgado y que la Policía Nacional esté presente durante la celebración de la vista, que comienza con la selección del jurado.

El fiscal pide inicialmente para cinco acusados penas de prisión que van de los 8 a los 22 años, así como indemnizaciones de hasta 100.000 euros para los familiares de la víctima mortal.

Solo uno de los acusados se encuentra en prisión preventiva desde el 4 de octubre de 2017.

Según el escrito de acusación del fiscal, sobre las 13.30 horas del 1 de octubre de 2017 tres hermanos de entre 25 y 38 años miembros de una familia conocida como "Los Frasquitos" acudieron a bordo de un BMW a la vivienda que otros dos hermanos de 23 y 24 años del clan de "Los Chatos" ocupaban en Gandia en compañía de su padre.

Ambas familias habían mantenido ya conflictos previos que habían derivado en discusiones e incluso agresiones, y cuando acudieron al citado domicilio de Gandia los primeros llevaban varios objetos contundentes, concretamente bastones de madera, y uno de ellos una navaja de 17 centímetros de hoja.

El Ministerio Público detalla en su escrito de acusación que "ante la sospecha de que estas personas pudiesen personarse en su domicilio, -los vecinos de Gandia- tenían a su disposición varios objetos contundentes tales como una broca de martillo percutor, un bate de béisbol, una maza metálica, varios bastones, una hoz y un cuchillo de 15 y 24 centímetros de hoja, respectivamente".

"Nada más llegar al lugar y tras apenas intercambiar unas pocas palabras, se inició una agresión mutua entre las seis personas antes nombradas -el padre de los hermanos que recibieron la visita estuvo en la pelea pero la Fiscalía no le acusa- en la que comenzaron a propinarse golpes con los objetos descritos, todos ellos con ánimo de menoscabar la integridad física ajena y aceptando la posibilidad de que fuesen mortales", explica el fiscal.

Tras esta agresión mutua, "Los Frasquitos" huyeron del lugar a bordo del mismo vehículo en el que habían llegado y atropellaron a uno de los hermanos del clan de "Los chatos".

Todos los participantes en la refriega resultaron heridos de diversa consideración, e incluso necesitaron intervenciones quirúrgicas, pero uno de ellos recibió una puñalada en la fosa ilíaca derecha que resultó mortal por una hemorragia masiva interna.

El fallecido tenía 37 años y tres hijos en el momento de los hechos.

El fiscal considera a los tres hermanos del clan de "Los Frasquitos" autores de un delito de homicidio y dos en grado de tentativa, y a los dos hermanos de "Los Chatos", responsables de tres delitos de homicidio en grado de tentativa. Por ello, reclama penas de 22, 20 y 20 años de prisión para los primeros y de 8 años para los segundos.

Según han informado fuentes del caso, ambos clanes se han vuelto a amenazar mutuamente en los días previos al inicio de esta vista, motivo por el cual se ha solicitado un refuerzo en las medidas de seguridad.