EFEValència

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de València, María José Català, ha manifestado que la nueva investigación pedida por la Fiscalía por posibles irregularidades del concejal Pere Fuset en la contratación de la empresa de las gradas de Viveros "deja ya sin ningún argumento" al alcalde, Joan Ribó, y al PSPV, a los que ha pedido que aparten de sus funciones al edil de Compromís.

Català ha afirmado que si fueran "coherentes" con sus manifestaciones en situaciones judiciales similares "no deberían mantenerlo ni un minuto más" como responsable de la Concejalía de Cultura Festiva.

En un comunicado, la portavoz popular ha pedido a Ribó "el cese inmediato" de Fuset tras conocerse que la Fiscalía ha pedido que se abra una investigación judicial para averiguar si hubo irregularidades o, incluso, delito, en la contratación de la empresa que construyó las gradas para los conciertos de Viveros en julio de 2017, una investigación que deriva del llamado caso Viveros en el que está procesado el concejal Pere Fuset (Compromís) por homicidio imprudente y que podría llevar a una nueva imputación contra él.

El auto del Juzgado de instrucción 18 de Valencia apuntaba a la posible comisión de un delito de prevaricación por parte del concejal por haber adjudicado el montaje de las gradas a cambio de que la empresa elegida "a dedo" se beneficiar de la explotación de barras de bar de los concierto de Viveros, recuerda el PP.

El auto hablaba de "una relación de causalidad entre el homicidio imprudente grave por el que será procesado Fuset", ha añadido el PP.

Català ha destacado que a todos los grupos políticos, "menos a Ribó y los socialistas", les parecía "escandaloso y muy preocupante" que la adjudicación del montaje de las gradas se hiciera "sin concurso público a cambio de la explotación de las barras".