EFEValència

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha manifestado que con el fallo judicial del accidente de Metrovalencia de 2006 "acaba la larga de historia de una ignominia" y ha lamentado que hayan tenido que pasar cerca de 14 años para que las víctimas y sus familias "hayan conseguido justicia".

Puig, en un escrito publicado en su perfil personal de Facebook, asegura que el accidente, ocurrido el 3 de julio de 2006 y en el que fallecieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, "fue previsible" y por lo tanto "evitable", y que la Asociación de Víctimas del Accidente de Metro "tenía razón, siempre la ha tenido" y "había responsables".

Con el fallo judicial, que condena por conformidad de 22 meses de prisión para cuatro exdirectivos de FGV, "tal vez se pueda cerrar, finalmente, uno de los episodios más oscuros de nuestra historia reciente", ha añadido el president.

Puig lamenta que a las víctimas y a sus familias "no solo los calló el pesar y el dolor irreparable de las pérdidas" sino que además "se les castigó, con un intento de olvido colectivo" y con "la indiferencia, cuando no el desprecio, por parte del Gobierno valenciano de aquellos momentos (bajo mandato del PP), que, en lugar de apoyar a las víctimas, se situó en la indignidad".

A su juicio, "recuperar la dignidad de las instituciones valencianas exigía reconocer la lucha de las víctimas y sus familias" y ha recordado que durante muchos años "cada día 3 en la plaza de la Virgen de València nos convocaban para reclamar justicia y recibir el apoyo", pero "demasiados meses se encontraron demasiado solos".

"Afortunadamente el pueblo valenciano es un pueblo decente y reaccionó ante el olvido que algunos perseguían", ha añadido el president.

Puig ha recordado que con la llegada del Gobierno del Botànic a la Generalitat "también" se acabó "con la anomalía institucional que suponía que ningún presidente de la Generalitat hubiera recibido a las víctimas".

Por ello, ha añadido, la primera decisión que tomó al llegar a la presidencia fue "recibirlos en el Palau de la Generalitat el 1 de julio de 2015, escucharlos y pedirles perdón en nombre de todos los valencianos".

Para Puig, "la lucha de la asociación nos tiene que servir de ejemplo de la dignidad y el coraje de nuestro pueblo" y ha advertido de que "nunca se tiene que volver a repetir que los poderes públicos den la espalda a las víctimas y sus familias" de ninguna desgracia.

"Mientras esté en mi mano tenéis mi palabra de que estaremos a su lado", ha agregado, para concluir, parafraseando el lema de la Asociación: "43 muertos, 47 heridos. Ya hay responsables". EFE

eb/cbr