EFECastelló

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 39 años en Castelló después de que sustrajera una furgoneta de reparto que tenía las llaves puestas, circular sin carné de manera temeraria, atropellar a un agente de la Guardia Civil, haber cometido al menos cuatro hurtos y un robo con fuerza y estar reclamado por seis juzgados.

Según han informado fuentes de la Policía Nacional, al detenido se le acusa de los delitos de tentativa de homicidio a un guardia civil, delito contra la seguridad vial, atentado, daños, robo con fuerza y cuatro hurtos (todos los delitos contra la propiedad los había cometido en las dos horas anteriores a su detención).

A las 9 horas de ayer se recibió una llamada en la comisaría de Policía Nacional en la que se comunicaba la sustracción de una furgoneta comercial, aprovechando que uno de los repartidores la había dejado con las llaves puestas mientras descargaba.

Tras dar una descripción de la furgoneta, los agentes de la Guardia Civil localizaron el vehículo en la calle San Alfonso de Castelló, le dieron el alto y le cerraron el paso.

El detenido dio marcha atrás para coger velocidad y embestir al vehículo policial, en concreto dirigiéndose a uno de los guardias civiles que se mantenía en el lateral del vehículo a quien atropelló y dejó atrapado entre su propio vehículo y la furgoneta.

El individuo se dio a la fuga y finalmente la furgoneta fue localizada por agentes de la Policía Nacional en el Grupo de viviendas Santa Teresa de Castellón.

Ante la presencia policial el sospechoso emprendió de nuevo la huida, esta vez a pie, trepó y corrió hacia unos descampados y huertos de naranjos de la zona, y finalmente pudo ser interceptado en una empresa próxima al Grupo Roquetes.

Durante el recorrido con la furgoneta, este hombre, que circulaba sin carné de conducir, vulneró numerosas normas de circulación poniendo en peligro a otros usuarios de la vía.

La furgoneta recuperada fue entregada a su propietario, mientras que al detenido se le intervinieron cinco teléfonos móviles, un bolso con documentación y dinero en efectivo y una mochila con discos de tacógrafo.

Con la investigación policial posterior, se pudo averiguar que los teléfonos intervenidos habían sido sustraídos ese mismo día y en menos de dos horas a repartidores, cuatro de ellos al descuido y a uno de ellos accediendo a la furgoneta forzándo la ventanilla.

Se llevó además un bolso con dinero, documentación y objetos personales, por lo que se le responsabiliza de ser el presunto autor de cuatro delitos de hurto y un robo con fuerza. EFE

rta/jc