EFEValència

El gigante mundial de la distribución Lidl y un inventor valenciano que patentó un utensilio para elaborar leches vegetales, la “Vegan Milker” de Chufamix SL, libran una batalla ante los tribunales de España y Alemania que, tras una sentencia del 19 de junio de la Audiencia Provincial de Mannheim (Alemania) parece inclinarse a favor del español, pues el tribunal alemán ha fallado que la compañía alemana ha infringido la patente española y debe por tanto indemnizar.

Andoni Monforte, el inventor, califica de "contundente" la sentencia alemana en una nota de prensa en la que informa del fallo y añade que, aunque después de tres años de acciones judiciales en España el juicio sigue paralizado, en Alemania, tan solo nueve meses después de que la compañía germana interpusiera la demanda contra el inventor de Vegan Milker, los jueces señalaron juicio en la Audiencia Provincial (Landgericht) de Mannheim y ahora han emitido una sentencia de 23 páginas "que no deja ningún lugar a dudas".

En su comunicado, Monforte explica que "la idea que originó “Vegan Milker”, un utensilio de cocina para elaborar “leches vegetales” de la pequeña empresa valenciana Chufamix S.L. convertido en objeto de culto en las redes veganas en más de 40 países, logró ser reconocida como digna de la concesión de una patente europea por la Oficina Europea de Patentes en junio de 2017, además de por las Oficinas de Patentes de China, EEUU o México, entre otras.

Registrar una marca o un diseño es relativamente sencillo. Sin embargo, un invento, para ser digno de la concesión de una patente, requiere de “actividad inventiva” y “novedad”, y son los exigentes examinadores de la Oficina Europea de Patentes en Munich los responsables de analizar y conceder, o lo que es más común, limitar o denegar estas patentes, cuando se solicitan para toda Europa, explica.

Pero solo un mes después de aquel reconocimiento, Lidl lanzó al mercado un utensilio con un parecido tan asombroso al “Vegan Milker” de Chufamix S.L. que su inventor recibió una cascada de quejas de sus distribuidores, convencidos de que había alcanzado un acuerdo con la firma alemana.

El inventor remitió entonces un requerimiento amistoso a la multinacional alemana para que retirara su copia, al cual Lidl hizo caso omiso, manteniendo sus campañas de venta en Europa y EEUU, relata la nota.

"La estrategia de desgaste judicial de Lidl durante los últimos años contra el inventor valenciano se vuelve en su contra tras este varapalo, el cual, junto al tajante informe de la Oficina Española de Patentes y Marcas al juez de lo penal en España, pueden marcar la senda del resto de juicios", añade.

Andoni Monforte, inventor de la Chufamix Vegan Milker, indica en su comunicado:“sigo esperando que Lidl nos explique cómo es posible que las chufas y dibujos de nuestro manual de instrucciones aparezcan en el suyo, o por qué su utensilio es calcado al nuestro. Escribí una amable carta al dueño y CEO de LIDL, Dieter Schwarz, aunque probablemente ni se la han hecho llegar”.

Monforte manifiesta que “lucrarte de una idea patentada ajena perjudicando a una pequeña empresa va en contra de la ley, te llames como te llames. Demandarnos tres veces aprovechando nuestra condición de pequeña empresa startup, denota además una falta de ética tremenda. Confiamos plenamente en que la justicia alemana y española sabrán aclarar lo sucedido y poner a cada cual en su sitio, dando ejemplo”.