EFEValència

El juzgado de Instrucción 3 de Gandia (Valencia) ha condenado a cuatro meses de prisión a un hombre y a una mujer como autores de un delito de desobediencia a agentes de la autoridad por saltarse el confinamiento, ir juntos en un vehículo por un camino de la población valenciana de Oliva y empujar a un guardia civil.

Las detenciones se produjeron el pasado 29 de marzo sobre las siete de la tarde cuando, según el relato de hechos probados de la sentencia, los condenados fueron interceptados por agentes de la Guardia Civil mientras circulaban en un coche por el camino de Les Bassetes, en Oliva.

Los guardias les informaron de que estaban incumpliendo el Real Decreto del Estado de Alarma y les pidieron que bajaran del coche. En ese momento, el hombre empujó a uno de los agentes y la mujer se interpuso en varias ocasiones entre el condenado y los guardias para evitar que fuera detenido.

La sentencia se dictó después de que las partes alcanzaran un acuerdo de conformidad, en un juicio rápido, por el que los acusados reconocieron los hechos y se mostraron conformes con la pena y la calificación del delito formuladas por el Ministerio Fiscal.

La resolución contempla la suspensión de la pena de prisión durante dos años con la condición de que los condenados no vuelvan a delinquir en ese tiempo.