EFECórdoba (Argentina)

Un sistema para hacer obras públicas sin alterar el día a día de los ciudadanos, que fue merecedor del prestigioso Premio Eikon, fue analizado hoy en una universidad argentina como caso de éxito y ejemplo herramienta social innovadora y eficaz.

Se trata de un plan de gestión de relaciones comunitarias y comunicación, desarrollado por la constructora Odebrecht Argentina con motivo de la red de gaseoductos troncales de Córdoba que está construyendo y que mejorará la vida de más de 700.000 personas.

Partiendo de los beneficios que producirá un determinado proyecto en las vidas de la gente, el plan consiste en anticiparse a los efectos negativos de las obras en la rutina de los ciudadanos, según la exposición realizada hoy en el aula magna de la Universidad Siglo 21 de Córdoba por las responsables de este plan, Mercedes Ciccociopo y Luciana Bollati.

En un acto académico denominado "Eikon: aprender con los ganadores", explicaron que, para ello, se potenciaron fórmulas de información a la ciudadanía sobre el transcurso de los trabajos y de recepción y procesamiento de inquietudes y quejas particulares, para así buscar alternativas.

Se implantaron reuniones vecinales participativas, visitas de un equipo de relacionamiento a los domicilios del público directamente afectado y acciones de señalización en zonas de obra.

Al mismo tiempo, se creó material informativo para distribuir puerta a puerta, así como una página web y una aplicación para teléfonos inteligentes específicas.

Y todo se coordinó con la elaboración de cuadrículas vecinales para el recorrido de un camión con pantallas led para la divulgación en los barrios del proyecto y sus alcances y con acciones de difusión radial y televisiva.

El sistema de Odebrecht permitió que, desde la puesta en marcha del mismo y hasta el momento, el funcionamiento del tráfico en las zonas de obra sea normal y que no se haya registrado ni un solo requerimiento.

Por ejemplo, en una calle con varios vecinos con movilidad reducida, la constructora optó por hacer un tuneleado en lugar de una zanja abierta, para evitar interferir en el movimiento de las personas a lo largo de esa vía, explicó a Efe Mercedes Ciccociopo, directora del contrato de seis sistemas de gasoductos de alta presión adjudicados a Odebrecht por el Gobierno de la Provincia de Córdoba.

Tampoco hubo manifestaciones en la obra ni conflictos públicos y no aparecieron, ni en los medios de comunicación ni en las redes sociales, impactos negativos o no deseados de las obras.

Igualmente, no se produjo conflicto alguno con la principal central sindical del sector, ni con el gobierno provincial y las autoridades municipales.

La crisis que se generó en la matriz de Odebrecht en Brasil, por el caso conocido como "Lava Jato", llevó a la compañía a concentrar la definición de su imagen corporativa en la eficiencia de sus obras y mejorar su contacto con el entorno humano y ambiental, dijo Ciccociopo, a la vez que subrayó que su empresa quiere ser una organización orientada a las personas y mirando siempre sus necesidades.

Junto a Odebrecht, expusieron hoy en el campus de la Universidad empresarial Siglo 21 otros ganadores de la edición 2017 de los Premios Eikon, que explicaron sus campañas premiadas.

Así lo hicieron la compañía automotriz francesa Renault, que obtuvo el primer puesto de la categoría de Campaña General de Sustentabilidad por un caso de responsabilidad social corporativa, y Aguas Cordobesas, que ganó en la categoría de Marketing Social, por su campaña "Museo del agua 2050".

Los premios Eikon, convocados desde 1998 por la revista Imagen con el patrocinio de importantes corporaciones como Telefónica, Cafayate, Obvvie, BGH y Banco Nación, reconocen el trabajo que hacen comunicadores y relaciones públicas, periodistas, publicitarios, 'lobbystas' y organizadores de eventos y buscan dar a conocer el trabajo de los asesores y ejecutivos de comunicación y mostrar ejemplos de éxito en el sector.