EFEPunta del Este

El empresario chileno experto en temas de conservación Gonzalo Muñoz aseguró hoy a Efe que América Latina es la región del mundo que ha acogido con mayor fuerza el modelo de las empresas B, que se caracterizan por usar el poder del mercado para dar soluciones a problemas sociales y medioambientales.

"Latinoamérica ha sido la región en el mundo que ha acogido con mayor fuerza el modelo de las empresas B, si lo miramos estadísticamente, después de Norteamérica, el primer territorio donde se probó esto fue Sudamérica", expresó en el marco del America Business Forum que se desarrolla este viernes en Punta del Este.

El fundador de la empresa Triciclos, que se caracteriza por impulsar un nuevo modelo de reciclaje del plástico y que está presente en cinco países, destacó que este movimiento "ha crecido muy fuerte" y que hoy en día "son muchos" los países de América del Sur que ya tienen proyectos de ley de empresas B o beneficios de interés colectivo.

"Nos hemos dado cuenta de que en nuestro continente esto hace mucho sentido a nivel político, a nivel del país como un todo, pero al mismo tiempo tenemos grandes ejemplos. Chile es el que tiene mayor tasa de empresas B per cápita, Brasil, a través de Natura, demostró al mundo que una empresa abierta a bolsa podía certificarse B", explicó.

Para Muñoz, hoy en día el sector empresarial "necesita tener un propósito más allá del financiero" y, a su juicio, la necesidad "viene muchas veces" de lo que se está viviendo en el mundo como desafíos globales crecientes.

"Estamos encontrando un momento en el que las personas entran al mercado laboral con otras aspiraciones más allá del salario. Están necesitando encontrarse con un contexto valórico que las represente, que les permita que las desafíe, que les permita desarrollar mucho más que una actividad laboral y, por lo tanto, también lo que empieza a ocurrir es que en las empresas empieza a haber un recambio", sostuvo.

En ese contexto, Muñoz valoró que Uruguay es un país "que tiene una serie de virtudes" desde el punto de vista de cómo está estructurada la sociedad, cuán cercanos y conectados están sus ciudadanos entre sí y al mismo tiempo con la naturaleza.

Subrayó que en Uruguay "si bien existen barreras como en todos los países", estas son "más bajas" para la aceptación de modelos donde el impacto social y ambiental de todo tipo de actividad debe ser tomado en consideración.

El académico precisó que "no hay que parar de trabajar" en estas temáticas ya que, en su opinión, el éxito tiene que ver con un 10 % de talento y un 90 % de esfuerzo, por lo que hay que persuadir a las personas para ayudar a elevar el nivel de consciencia para que el convencimiento "venga desde adentro".

Entre las principales iniciativas que impulsa la empresa de Muñoz se encuentra el proceso de reciclaje de pequeños envases de plástico que los niños depositan en un sistema de maquinas que les permite extraer de cada envase una pieza de juguete para armar.

"Llegamos a esta solución que es muy interesante y muy creativa donde el niño tiene que primero identificar muy bien qué tipo de material es y prepararlo adecuadamente, tal cual lo requiere cualquier industria que potencialmente va a procesar ese material", concluyó.