EFEMontevideo

El Mercado del Puerto, uno de los sitios más icónicos de Montevideo, reunió a cientos de uruguayos y extranjeros que comenzaron los festejos previos a la Navidad al ritmo del típico candombe y almorzando con el tradicional asado.

La calurosa tarde en la capital uruguaya fue el marco ideal para que la gente se reuniera por una de las calles peatonales que dan al Mercado y bailaran junto a la comparsa "Mi Pequeño Gran País", que tocó el típico ritmo con tres tambores y un saxofón mientras que un animador y dos bailarinas alentaban al público.

El coordinador general de la comparsa, Gastón Silva, contó a Efe que hace ya una década que están en el mercado ofreciendo su espectáculo a ciudadanos y extranjeros y que, además de candombe, tocan otros ritmos como salsa y samba.

Asimismo, destacó que a los turistas que escuchan el sonido de los tambores "les encanta" el tradicional ritmo uruguayo.

Dentro del mercado, cientos de personas se distribuyeron en las diferentes parrilladas con las que cuenta este tradicional lugar.

Personas de todos los países y edades se dieron cita allí tanto para recorrer como para sentarse a comer o simplemente compartir una cerveza o un vino.

Alan Belfus, un turista chileno, contó a Efe que hace muchos años que no visitaba Uruguay y que, si bien estaban paseando por el mercado, el olor y la buena pinta de las carnes, ya los hacía pensar en sentarse a comer.

"Me encanta la carne uruguaya y mi familia (también) es muy de comer parrilla", sostuvo el chileno que se quedará hasta el tres de enero en tierras uruguayas.

Martín González, uruguayo, contó a Efe que hace más de 20 años que cada 24 de diciembre asiste al Mercado con amigos para almorzar y tomar algo. Si bien siempre comen parrilla, este año fue el turno para las empanadas.

Edgardo Ruzich, un uruguayo que hace 14 años que vive en Chile junto a su esposa, Patricia Norambuena, llegó a Uruguay para pasar las festividades con su familia y volver a recorrer su país.

Según dijo a Efe Ruzich, en el Mercado de Puerto tomó la típica bebida uruguaya "medio y medio", que mezcla el vino blanco con vino espumante, y su plan para esta Navidad será una gran cena en casa de un familiar con más de 30 personas.

Por su parte, la uruguaya Paula Laguarda, que vivió 14 años en Italia y lleva tres años viviendo en Estados Unidos, arribó a Uruguay para que su esposo colombiano conozca el país y pruebe el asado.

"Se extraña siempre Uruguay, estoy acostumbrada a estar afuera pero se extraña más cuando uno vuelve", expresó Laguarda.

En su estadía en Uruguay, su único plan es recorrer Montevideo, Punta del Este (sureste) y Rocha (este) y "comer bastante asado".