EFEBuenos Aires

El proyecto de responsabilidad penal juvenil que el Gobierno argentino está elaborando ha generado una fuerte polémica por medidas como la bajada en la edad penal a los 15 años, aunque para uno de sus impulsores, Juan José Benitez, este texto nace con la intención de "saldar una deuda con la democracia".

El subsecretario de Justicia y Política Criminal del Ministerio de Justicia de Argentina destacó a Efe la importancia de renovar la legislación y derogar la norma vigente que se mantiene desde la época de la dictadura (1976-1983).

"Queremos dejar en claro que lo que estamos haciendo es saldar una deuda de la democracia. La Argentina tiene vigente una ley que es de la dictadura, de 1980. Hace 35 años que la democracia no tiene un sistema penal juvenil acorde a la Constitución y la Convención del Derecho del Niño (CDN)", aseguró.

Por este motivo considera que no se puede hablar de una bajada en la edad penal, que este proyecto establece en los 15 años, ya que "la ley vigente es anterior a la CDN, en la que se ordena a los Estados fijar una edad mínima de responsabilidad penal juvenil".

"Nosotros entendemos que Argentina nunca estableció su edad mínima de responsabilidad penal, porque la ley vigente es previa a la Convención del Derecho del Niño. Todos los países de la región tienen una edad inferior incluso que la que nosotros estamos proponiendo", manifestó.

Además, aseguró que los 15 años es una "edad de consenso" y que se limitará a los "delitos más graves" como "violación, homicidio, secuestro extorsivo o robo con arma de fuego", para los cuales el encierro sería "la última instancia".

"No es la única solución la cárcel, la última intervención que puede tomar un juez es el encierro en un instituto especializado. Primero tiene que pasar por sanciones socioeducativas y por último todas las medidas de encierro que pueden ser por fin de semana, un encierro domiciliario con una pulsera electrónica y la última instancia es el encierro en un instituto especializado", destacó.

Sin embargo, para Benitez es importante que el debate sobre la edad penal no "oculte todo lo importante que tiene el proyecto", que tiene varios ejes principales que giran en torno a "la creación de una justicia especializada" que permita "un abordaje integral a los niños y a los menores que cometan un delito que no sea la respuesta clásica penal".

En este aspecto cobrará gran importancia el papel de la "víctima", ya que el nuevo proyecto pretende incluirla en el proceso de "justicia restaurativa" para conseguir que "el joven también visibilice a quien hizo mal, ponga cuerpo a esa persona y logre comprender el daño que causó".

Otra de las medidas que se contempla es la "mediación penal juvenil", en la que un equipo especializado "logre mediar entre ese joven y la víctima para llegar a un acuerdo de reparación de daño" que no es "netamente monetario", sino que busca que el joven se comprometa a "completar el circulo educativo o prestar servicio comunitario".

"Lo que se busca es tener una mirada integral de la problemática juvenil, que esa mirada integral se traduzca en una respuesta para que este chico ejerza después del proceso una función constructiva en la sociedad", subrayó.

El proyecto de responsabilidad penal juvenil tendrá como objetivo también a los "inimputables", aquellos menores que "inician a muy temprana edad el contacto con el delito" y para los que "el Estado no da respuesta".

"Nosotros queremos intervenir tempranamente con todos los recursos que tiene el Estado para que ese chico que tuvo ese primer contacto con el delito no lo tenga nunca mas, para que se genere en su psique una responsabilización, de forma tal que comprenda que dañó a otro", aseveró.

Parte del trabajo de prevención incluirá al "sistema de salud mental con los consumos problemáticos", ya que según datos del Gobierno este aspecto está muy relacionado con posteriores conductas delictivas".

"Entre mas de 1.800 chicos, jóvenes y jóvenes adultos que están en centros de rehabilitación para la drogadicción, encontramos una coincidencia muy clara y muy marcada entre el inicio del primer consumo de sustancia estupefaciente, el primer delito y el abandono escolar, y esa franja se da principalmente entre los 14 y los 16 años", declaró.

Los alcances definitivos del proyecto, según aseguró Benitez, se conocerán cuando "el presidente decida se envío al congreso", aunque aseguró que el texto está "prácticamente finalizado" y en su redacción estuvo presente "Unicef" además de otros actores del espectro judicial.

Aitor Pereira