EFEAsunción

La terminal de autobuses de Asunción es en estas fechas navideñas un masivo lugar de paso de los paraguayos que buscan reencontrarse con sus familias, tanto en el interior del país como en el extranjero, como se refleja en los 1,6 millones de viajeros que han utilizado la estación en diciembre.

Se ha visto en los días previos a la Nochebuena y a los de la Nochevieja, con las instalaciones copadas por miles de personas que, cargadas con maletas, regalos y comida, suben a autobuses cuyos servicios se han reforzado ante esa avalancha.

Ello para dar cabida a la ingente cifra de pasajeros y cumplimentar destinos que van a todos los puntos del interior de Paraguay o a países vecinos como Argentina o Bolivia.

En términos cuantitativos, el 23 de diciembre fueron más de 81.000 personas las que pasaron por la terminal, mientras que el 30 de diciembre se registraron cerca de 75.000 viajeros, de acuerdo a las cifras proporcionadas hoy a Efe por el director operativo de la estación, Arnaldo Romero.

Romero calificó como "espectacular" el número de viajeros que utilizaron la terminal capitalina en 2018 y señaló que se ha alcanzado una media mensual de 1,3 millones de desplazamientos en todo el año, una cifra similar a la de 2017.

Curuguaty, Concepción, Pedro Juan y Saltos del Guairá son las ciudades paraguayas que mayores desplazamientos han sumado, mientras que Argentina se ha consolidado de nuevo como el destino más solicitado de Sudamérica, por delante de Brasil, Bolivia, Chile o Perú.

Parte del flujo se mueve también en orden inverso, con Asunción como destino de la importante comunidad paraguaya que vive y trabaja en Buenos Aires y otros puntos de Argentina.

Así, este mes más de 145.000 personas llegaron a Asunción desde alguna ciudad argentina, una cifra que sin embargo supone un descenso con respecto a otros años.

"Lo que más nos preocupó es que de Argentina vinieron menos personas, tuvimos casi un 30 % menos de arribos", señaló Romero.

Entre los viajeros que se preparan para celebrar el Año Nuevo con la familia se encontraba Nilsa Mesa, quien hoy tomó un autobús rumbo a Santaní (Departamento de San Pedro) para reunirse con sus hermanos.

"Es un momento para reencontrarme con ellos en unas fechas especiales, si nos lo permite el trabajo y tener unos días libres", explicó Mesa.

El argentino Roque Agusto Salas, jubilado y residente en el departamento paraguayo de Paraguarí, también su subió hoy en un autobús para ver a los suyos, como viene haciendo todos los años por estas fechas.

Su viaje tenía como destino la argentina Resistencia, su ciudad natal, para pasar las fiestas con su madre de 90 años.

"Son seis horas desde aquí hasta mi ciudad. El coche es semi-cama, tiene café, agua y nos dan un refrigerio y algunos sandwiches", explicó.

A pesar de que ningún año se ausenta en su tradicional desplazamiento navideño, Salas denunció que en los días navideños las casas de cambio bajan el tipo de cambio entre las divisas de los dos países, hasta alcanzar los 130 guaraníes por peso argentino.

Aunque subrayó que "vale la pena el sacrificio para llegar a ver a una viejita de 90 años", indicó Salas.

Para poder dar servicio a las miles de personas que se desplazan en Navidad desde la terminal de autobuses de Asunción, se ha permitido a las empresas liberalizar sus horarios entre el 21 de diciembre y el 8 de enero.

Se trata de la operación salida más numerosa del país, junto con el operativo que se prepara para la celebración de Caacupé, la mayor festividad mariana de Paraguay, que moviliza a miles de peregrinos cada 8 de diciembre.

Este año, más de 890 autobuses partieron desde la estación de Asunción hasta Caacupé, la capital del Departamento de Cordillera, lo que representó un tránsito de cerca de 80.000 viajeros.

Carlos Villar Ortiga