EFEAsunción

El reputado director de orquesta e investigador musical Luis Szarán y el artista plástico Koki Ruiz, conocido por sus murales impregnados de religiosidad popular, fueron condecorados hoy por el canciller, Eladio Loizaga, por los excepcionales servicios culturales prestados a Paraguay.

Loizaga, por disposición del presidente, Horacio Cartes, hizo entrega a los dos artistas de la Condecoración Orden Nacional del Mérito del Ministerio de Relaciones Exteriores "Don José Falcón" en un acto que tuvo lugar en la sede de Cancillería.

Durante su intervención, Loizaga hizo un repaso a la trayectoria de Szarán y Ruiz, a quienes definió como "genios y figuras de la música y arte".

De Szarán (1953) alabó su labor musical tras formarse con el maestro José Luis Miranda y posteriormente estudiar en el Conservatorio de Roma, el comienzo de una carrera como director de orquesta que combina con sus investigaciones musicales.

En ese sentido, Loizaga recordó los trabajos que Szarán tiene publicados en países como España y Chile, algunos sobre la música que se componía e interpretaba en las antiguas misiones jesuíticas.

También hizo referencia a que desde 1989, Szarán es el director del Área Paraguaya del Diccionario Enciclopédico Español e Hispanoamericano de la Música.

Otras de la actividad de Szarán resaltada por Loizaga fue su labor divulgativa con la orquesta juvenil Sonidos de la Tierra, que llega a unos 14.000 jóvenes de escasos recursos.

Se trata de un proyecto creado y dirigido por Szarán para promover la integración social y comunitaria, el empleo útil del tiempo libre de niños y jóvenes de todo el país a través de la creación de escuelas, conservatorios de música itinerantes y talleres de lutería.

En octubre de 2013, Sonidos de la Tierra batió el récord Guinness del mayor número de arpistas del mundo tocando simultáneamente, con 420 intérpretes reunidos en Asunción.

Respecto a Ruiz (1957), Loizaga destacó la "magia y talento" de sus pinturas y murales y el hecho de que se convirtiera en un "genial autodidacta".

El canciller valoró el papel desempeñado por el pintor en la localidad de Tañarandy, donde cada Semana Santa acuden miles de personas para contemplar los retablos de Ruiz, representaciones de escenas religiosas elaboradas con mazorcas de maíz, calabazas y otros productos del campo.

"En sus lienzos cobra forma nuestra gente que labra la tierra y hace florecer sus frutos", dijo Loizaga.

El canciller aseguró que, en base a esa obra, no fue una casualidad que se encargara a Ruiz la creación del retablo que formó parte del altar en Ñu Guazú, donde el papa Francisco ofició la misa central durante su visita al país, en julio del pasado año.