EFEMontevideo

El documental "Fe en la resistencia", que se estrena hoy al público en Montevideo, narra el vínculo que existió entre la religión y la lucha contra la dictadura cívico-militar (1973-1985) en Uruguay, tema que hasta ahora no se había tratado en un largometraje.

A través de 30 entrevistas a más de 50 personas, los responsables del documental cayeron en la cuenta de que estaban ante "la historia de miles de personas reflejadas en esas pequeñas historias de solidaridad y resistencia", afirmó a Efe el coordinador del proyecto, Nicolás Iglesias.

El trabajo comenzó hace unos cuatro años, cuando se creó un equipo multidisciplinario de historiadores, politólogos, teólogos y referentes de las cuatro comunidades religiosas incluidas en el documental: la católica, la protestante, la judía y la afroumbandista.

Según Iglesias, en cada una de esas cuatro comunidades el equipo pudo encontrar "muchos ejemplos de resistencia y solidaridad" hacia el combate al régimen dictatorial uruguayo.

Aunque "Fe en la resistencia" se centra en los testimonios uruguayos, también cuenta con una "mirada regional", ya que el proceso dictatorial coincidió en el tiempo con otros regímenes militares en Latinoamérica.

"El rol de las iglesias en Uruguay fue de resistencia, incluso desde sus autoridades, como los obispos, pastores, metodistas y católicos", aseguró.

De esta manera, explicó que, a diferencia de casos como el de Argentina, en el país austral la laicidad y la separación del Estado de la Iglesia ayudaron a que no existiera una convivencia tan potente entre los militares y los religiosos.

"Gracias a la laicidad la autonomía civil de las religiones le permitió tener mayor resistencia", agregó el también licenciado en Trabajo Social.

Sin embargo, Iglesias aclaró que las cuatro comunidades "tampoco son homogéneas" y que "también hubo sectores religiosos que estuvieron a favor, quizás desde el silencio y la complicidad" con los militares.

"En Uruguay no hubo un sector religioso tan promilitar como sí ocurrió en otros países", señaló.

De todas las entrevistas que Iglesias realizó, una de las historias que más le conmovió fue la narración de la celebración en la cárcel Penal de Libertad de una Navidad en 1972, año en el que habían caído presos la mayoría de los miembros del Movimiento de Liberación Nacional (MLN), así como integrantes de otros sectores políticos, sociales y religiosos.

"Se hizo una celebración, una misa ecuménica con sacerdotes, pastores y músicos que estaban presos. Había una gran depresión, era un momento de mucha tristeza y lograron la autorización de los militares para celebrar", comentó Iglesias.

Para el realizador, se trata de una de las escenas "más emocionantes", ya que la mayoría de los presos del Penal de Libertad, ubicado en el departamento de San José, al suroeste y limítrofe con Montevideo, participaron de la celebración, "siendo creyentes o no".

El documental, que se exhibirá en la sala Nelly Goitiño del Auditorio Nacional de Uruguay, también será proyectado en Argentina y Paraguay en noviembre.

Asimismo, Iglesias sostuvo que cuenta con invitaciones para realizar una gira con el largometraje por Europa, en 2019, ya que allí se celebran varios festivales vinculados con los derechos humanos, como en Ginebra (Suiza), donde está la sede de varias organizaciones de ese tipo.