EFEAsunción

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, aseguró hoy que el Gobierno tiene "voluntad política" para combatir el lavado de dinero, en respuesta a un informe de una fundación estadounidense que apuntaba a la Triple Frontera como punto de actuación del grupo chií libanés Hizbulá.

En la despedida al presidente Mario Abdo Benítez, que partió hoy hacia Davos (Suiza), Velázquez señaló que el estudio de Emanuele Ottolenghi, de la Fundación para la Defensa de las Democracias, con sede en Washington, se refiere a "casos específicos en los cuales el Gobierno y la Justicia han tomado medidas".

El vicepresidente no ocultó que en la zona de la Triple Frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina existe delincuencia, pero no más de la que pueda darse "en todas las fronteras del mundo".

Además, agregó que el país ha tomado "medidas preventivas" para controlar las supuestas actividades bancarias del grupo libanés.

También destacó que Paraguay extraditó a Estados Unidos al brasileño de origen libanés Mahmoud Ali Barakat, reclamado por su presunta relación con una red de lavado de dinero procedente del narcotráfico.

Las autoridades argentinas habían advertido en julio de 2018 del "posible accionar delictivo" en la frontera con Brasil y Paraguay del llamado "Clan Barakat", al que pertenecería el extraditado, e integrado presuntamente por libaneses sospechosos de blanqueo de capitales y financiación a Hizbulá.

Esta semana, los representantes del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) se reunieron con las autoridades paraguayas para conocer la situación de Paraguay de cara a la evaluación a la que se someterá en 2020 y en la que deberá probar su efectividad en el combate contra los delitos financieros, contrabando, corrupción o contrabando.

Su presencia en el país ha avivado las informaciones sobre la supuesta actividad de blanqueo por parte del grupo libanés en la frontera este de Paraguay, algo que de ser cierto podría hacer que ese país suramericano volviera a la Lista Gris de GAFI.