EFEMontevideo

La empresa uruguaya de aislaciones térmicas Bromyros inauguró hoy una nueva planta de producción, su segunda en el país, ubicada en el departamento de Canelones (sur) y que contó con una inversión próxima a los 13 millones de dólares con miras a una expansión hacia el mercado internacional.

Según explicó a Efe el gerente general de la compañía, Uwe Thomsen, la ampliación nace debido a "las exigencias del mercado", que han obligado a "ampliar la gama de productos" que ofrece la empresa.

El objetivo de esta nueva planta, que creará inicialmente 20 puestos de trabajo, es la expansión hacia el mercado internacional con la fabricación de paneles aislantes con base de poliuretano, un producto que, hasta la fecha, en Uruguay se ha importado "de mercados tanto asiáticos como europeos".

"A raíz de la inauguración nosotros vamos a empezar a incursionar en el área internacional. Tenemos contactos establecidos pero no podemos hablar de mercados abiertos. Pensamos que en los próximos 180 días podremos empezar a exportar hacia el exterior", destacó Thomsen.

Los destinos principales de estas exportaciones serán "Europa y Sudáfrica", aunque no descartan comerciar con otros países de América Latina.

La nueva fábrica, ubicada en las cercanías del aeropuerto internacional de Carrasco, tiene unas dimensiones de 50.000 metros cuadrados -de los cuales 17.000 están edificados-, y durante los 14 meses que duró su construcción dio empleo a unas 100 personas.

Los 13 millones que ha invertido la compañía son de origen nacional y, de este presupuesto, la mitad se ha destinado a la adquisición de nueva maquinaria que permitirá la construcción de "entre 2 y 3 millones de metros cuadrados" de producto por año, lo que, según cálculos de Thomsen, hará que la compañía "duplique su facturación" y alcance los "20 millones de euros" cada año.

Según el gerente general de la compañía, es necesario ampliar las fronteras no solo para la empresa, sino para todo el país.

"El mercado internacional hoy es un mercado que es buscador no solo de precio sino de calidad, y está mucho más abierto. Entendemos que el Uruguay es un país que con sus 3 millones de habitantes debe buscar nuevos horizontes a efectos de ampliar sus ingresos, porque si no somos una familia de núcleo cerrado", subrayó.

En la inauguración de la nueva planta de Bromyros participaron los ministros de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, y de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, quien destacó la importancia de invertir en el desarrollo tecnológico para el crecimiento del país.

"La tecnología permite mejorar la productividad, lo que redunda en mejores condiciones para exportar", sostuvo Cosse.

Bromyros nació en 1948 como industria metalúrgica fabricando calderas y radiadores y en el año 1958 incorporó la fabricación de materiales aislantes térmicos para el ahorro de energía. Actualmente cuenta con 90 trabajadores especializados este tipo de producción.