EFELa Paz

El Gobierno boliviano destacó hoy el interés estratégico que presentan para su país los cuatro Estados brasileños que tienen frontera con Bolivia, especialmente para el suministro de energía.

"Necesitan que les demos energía, electricidad, gas, urea, sal", destacó a los medios el canciller boliviano, Fernando Huanacuni, tras regresar de Brasil, donde el lunes acompañó al presidente de Bolivia, Evo Morales, en su visita oficial al país vecino.

Además de energía y derivados del gas como el fertilizante urea, los Estados fronterizos de Acre, Rondonia, Mato Grosso y Mato Grosso del Sur requieren de Bolivia "integración caminera, puentes", entre otras infraestructuras, subrayó el responsable boliviano de Exteriores.

Huanacuni se refirió también al interés mutuo de disponer de "una salida al Pacífico" mediante el proyecto del Corredor Ferroviario Bioceánico, que comunicaría con el Atlántico desde Perú a Brasil a través de Bolivia.

Esta iniciativa fue una de las principales cuestiones que Morales abordó en su reunión en Brasilia con su par brasileño, Michel Temer.

Además, el mandatario asistió acompañado de su canciller a una reunión conjunta con los gobernadores de los Estados brasileños vecinos, en la que acordaron comisiones de trabajo conjuntas en energía, infraestructuras, comercio y para la instalación de un "puerto fronterizo" en el departamento boliviano de Beni (noreste).

A finales del próximo enero está previsto un nuevo encuentro en Puerto Ustares, donde se instalaría esa área fronteriza en Bolivia, para concretar acuerdos entre ambas partes.

El canciller enlazó esta visita a Brasil con la prevista por el presidente de su país a Europa entre el 11 y 16 de diciembre, que incluye países como Austria, con el que Bolivia busca acuerdos para que universidades austríacas formen especialistas en manejo ferroviario en vistas al proyecto conjunto con Brasil.

Morales y Temer centraron buena parte de su conversación en el tren bioceánico, que tiene en Bolivia a su principal propulsor y que podría incluir en una segunda fase un ramal a Paraguay y Argentina.

El impacto que tendría este ferrocarril se compara con el que representa el canal de Panamá para el comercio internacional, según ha destacado el Gobierno boliviano.