EFESídney (Australia)

El Tratado de Libre Comercio (TLC) suscrito entre Perú y Australia, que eliminará casi todos los aranceles para los productos de ambos países, entrará en vigor en "los próximos seis o siete meses", confió hoy el ministro peruano de Comercio Exterior, Eduardo Ferreyros, en una entrevista con Efe.

"Este es un acuerdo bastante amplio en términos de comercio" ya que integra productos agrícolas, ganaderos, farmacéuticos, minería y educación, entre otros, resaltó el ministro.

El convenio bilateral implica que "de manera inmediata Perú liberaliza el 93 por ciento de las líneas arancelarias y Australia el 96 por ciento", subrayó Ferreyros al recordar que el pacto se ampliará hasta llegar a su plenitud en cinco años.

El acuerdo, firmado el lunes por Ferreyros y su homólogo australiano -Steve Ciobo- en Camberra, aún debe ser ratificado por ambos países.

Mientras en el país oceánico el Parlamento será el encargado de aprobar el texto, Perú estudia si la competencia pertenece al Ejecutivo o al Legislativo.

En entrevista en Efe, antes de inaugurar la oficina comercial peruana en Sídney, Ferreyros explicó que la dirección de Tratados de la Cancillería peruana analizará si el PAFTA -nombre del acuerdo según sus siglas en inglés- requiere la aprobación del Congreso en caso de que implique realizar modificaciones legales.

El ministro destacó su confianza en que el pacto comercial "será aprobado" por la cámara en el supuesto de que requiera el visto bueno de los legisladores; y en caso contrario, lo ratificará el presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Tras la ratificación por parte de ambas naciones, se deberá fijar una fecha para la entrada en vigor y coordinar los trabajos en sus respectivas autoridades aduaneras.

Con el PAFTA, Perú, el tercer país con mayor crecimiento en sus exportaciones del mundo, espera aumentar en un 50 por ciento la venta de sus productos a Australia, especialmente los del sector agrícola, textil y del metal-mecánico.

Australia y Perú tuvieron en 2016 un intercambio comercial de 590 millones de dólares australianos (463 millones de dólares estadounidenses o 376 millones de euros), lo que supuso un crecimiento del 51,2 por ciento con respecto al año anterior.

En el caso de las exportaciones peruanas de sus frutas y hortalizas, que incluyen productos como quinua, palta (aguacate) o espárragos entre otros, tendrán que cumplir con los estrictos requisitos sanitarios y fitosanitarios impuestos por Australia.

Perú y Australia también forman parte del Acuerdo Transpacífico, denominado TPP11 tras la salida de Estados Unidos en enero de 2017, que podría firmarse el próximo marzo en Chile.

Además, el país andino espera beneficiarse de futuros acuerdos entre la Alianza del Pacífico -compuesto por México, Chile, Colombia y Perú- y el país oceánico.

La ventaja de tener un acuerdo bilateral y coincidir con Australia en uno multilateral posibilita acogerse a un pacto comercial u otro según le convenga al exportador, avanzó el canciller.