EFELa Paz

El presidente boliviano, Evo Morales, inauguró hoy una planta de producción de tuberías para gas y de agua potable que permitirá ahorrar al Gobierno del país andino entre un 20 a 30 por ciento de los costos de importación de esos materiales.

Morales durante su discurso indicó que la obra permitirá "ahorrar consumiendo lo nuestro" y expresó su deseo para que a partir del próximo año la planta "tenga utilidades" para pagar la inversión y aportar a los programas sociales gubernamentales.

El gobernante indicó que la planta "tenía que costar más de 14 millones de bolivianos (dos millones de dólares)" y que gracias a la gestión del equipo de trabajo se logró la reducción del costo a 1,8 millones de dólares.

Morales explicó que la estatal petrolera de Bolivia así como las empresas estatales bolivianas "tienen que comprar" los tubos de la planta instalada en El Alto, ciudad vecina de La Paz.

También pidió la colaboración de los empresarios de la región para que adquieran el material elaborado que también servirán para otros rubros.

El jefe de estado indicó que esta obra forma parte de la política de industrialización que proyecta su administración y de distribución de la riqueza a partir de la nacionalización de hidrocarburos del año 2007.

El Gobierno boliviano ha impulsado la creación de empresas estatales en distintas áreas, varias de ellas aportan económicamente al erario nacional y algunas no siempre han generado utilidades.