EFEBuenos Aires

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció hoy la creación de tres nuevas Unidades que abarcan derechos de personas mayores, discapacidad y memoria histórica, en el marco del 162 periodo de sesiones extraordinarias que celebra el organismo en Argentina.

Además, la CIDH aseguró en un comunicado que la Unidad sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales finalmente se convertirá en una Relatoría Especial el próximo julio, cuando se seleccione a la persona que la dirigirá a través de un concurso público que está actualmente en proceso.

Por ser "especial", el relator escogido para el cargo se dedicará de tiempo completo a dicho tema.

Esto supondrá la culminación de un proceso que arrancó en abril de 2014, cuando el organismo anunció la apertura de esta décima relatoría temática con la expectativa de que estaría funcionando a finales de 2015.

Sin embargo, no fue hasta diciembre del pasado año cuando la CIDH reveló que ya contaba con los recursos suficientes para ponerla en marcha.

De las tres nuevas Unidades que creó la Comisión, las de Memoria, Verdad y Justicia y Personas Mayores estarán a cargo del brasileño Paulo Vannuchi, quien hasta ahora dirigía la de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Mientras, el magistrado colombiano Luis Ernesto Vargas se hará responsable de la Unidad sobre Personas con Discapacidad.

La CIDH también apuntó que realizó una "nueva distribución" de las Relatorías de País.

Todo ello fue decidido en una reunión interna que mantuvo el organismo en un céntrico hotel de Buenos Aires, donde esta semana celebra el segundo de los cinco periodos de sesiones con audiencias públicas de 2017, en las que también participan autoridades políticas y representantes de organizaciones sociales de la región.

En ellas abordan temas como las políticas de drogas, la situación carcelaria, y el respeto de la libertad de expresión en Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay y Perú.

Sin embargo, no se pueden debatir casos de Argentina por el protocolo de la CIDH para sesiones extraordinarias, que evita tocar temas del país anfitrión.